Noticia

Vision Mercedes Simplex: nostalgia del futuro

14 fotos

Ampliar

16 de septiembre, 2019

Mercedes presenta en la feria "Design Essentials" en Niza este homenaje al mítico Daimler Simplex de 1901, una revisión del clásico con la perspectiva del siglo XXI.

Encargado por el empresario Emil Jellinek, el Daimler Simplex 35 CV de 1901 fue un auténtico bombazo en su época, hasta el punto de que para muchos fuese el eslabón entre los primeros automóviles, más cerca de ser carruajes de caballos motorizados, y un coche propiamente dicho.

Las ventas de este modelo fueron un éxito y Emil decidió bautizarlos con el nombre de su querida hija, Mercedes, dando origen a la marca como la conocemos hoy en día.

Más de un siglo después, Mercedes-Benz rinde honores a aquella exitosa operación comercial presentando el Vision Mercedes Simplex dentro del programa Design Essentials 2019.

Vision Mercedes Simplex 2019: nostalgia del futuro

Este concept rememora las formas del Simplex 35 CV de 1901, pero con el prisma del siglo XXI.

14 fotos

Ampliar

Con el Simplex 35 CV que tomó la salida en la carrera de Niza a La Turbie en 1901, los responsables del diseño de este concept se han puesto en la piel de quienes tuvieron que diseñar aquel bólido hace 118 años para recrearlo. Aquel coche tenía que ser avanzado a su tiempo y éste Vision Simplex lo es, pero reinterpretando la estética del clásico.

Se ha querido mantener el marco dorado del clásico aunque aquí está muy lejos de tener más función que la estética. El Simplex de 1901 contaba con esa coraza dorada en la parte delantera simplemente porque era el metal pulido del panal aleteado que necesitaba para refrigerar su motor de combustión, una necesidad que no está presente en este concept eléctrico.

Eso sí, ya que han elaborado un marco tan llamativo, en su interior han propuesto algo que aporte algo, una enorme pantalla sobre la que se proyecta el nombre de Mercedes, un bonito homenaje a Jellinek.

El Vision Mercedes Simplex es fiel al modelo al que rinde homenaje en su configuración, prescinde de todo lo ni imprescindible para poder conducirlo y sólo cuenta con un cascarón para cubrir los dos únicos asientos, un salpicadero sencillo al que adosar el volante (por cierto, de madera, como en el original) y un saco de cuero que recuerda a la caja de herramientas del veterano.

El cuadro de instrumentos, reducido a la mínima expresión y sin la protección de un parabrisas, es de tipo holográfico.

Broches metálicos para fijar la cubierta delantera imitando a las hebillas de las correas de cuero de hace un siglo, la estrella de tres puntas sin enmarcar en una circunferencia en el dibujo de los neumáticos… este concept es minimalista, pero repleto de guiños al clásico.

Ver información de los modelos

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche