Noticia

VÍDEO | Combate la aburrida cuarentena con este épico homenaje a los Grupo B

2 fotos

Ampliar

30 de marzo, 2020

Este vídeo de 15 minutos nos muestra las imágenes más espectaculares de los míticos Grupo B. En Autocasión, homenajeamos la época dorada de los 'rallies' repasando su historia.

El Mundial de Rallies gozó de su máximo esplendor entre 1982 y 1986. La llamada edad de oro de la competición contó con el protagonismo de unos bólidos que nacieron bajo las regulaciones del Grupo B. Las limitaciones que la FIA (entonces FISA) impuso a los fabricantes a la hora de desarrollar los motores y las propias carrocerías fueron irrisorias, de modo que llegaron a existir coches de menos de una tonelada de peso con más de 500 CV de potencia, turbo y tracción total, una auténtica pasada. Pilotos forjados a fuego como Walter Röhrl, Stig Blomqvist, Michèle Mouton, Ari Vatanen, Hannu Mikkola, Juha Kankkunen, Henri Toivonen o Timo Salonen hacían el resto.

Historia del Audi Quattro, el más emblemático de los Grupo B

Pese a los pocos años de actividad del Grupo B -al menos en el Mundial-, muchas fueron las marcas que vieron la oportunidad de trazar una buena estrategia de marketing creando sus propios modelos para la categoría. Así, a los míticos y exitosos Audi Quattro, Lancia 037 y Delta S4, Peugeot 205 T16, Renault 5 Maxi Turbo, Ford RS 200 y Austin MG Metro 6R4 se unieron también los Porsche 911 SC RS y 959, Ferrari 288 GTO, Mazda RX-7 FB, Opel Manta 400, BMW M1, Citroën BX 4TC, Toyota Celica Twincam Turbo y Nissan 240 RS, entre otros, mucho menos conocidos y, por supuesto, menos triunfantes.

La seguridad mató al Grupo B

Así quedó el Lancia 037 del malogrado Attilio Bettega.

2 fotos

Ampliar

El principal hándicap de estas bestias era la seguridad y, lamentablemente, una serie de accidentes (Argentina 1985, Córcega 1985 y Portugal 1986) hicieron que la propia FISA dudara sobre su continuidad. La puntilla llegó el 2 de mayo de 1986 con el accidente mortal que sufrieron el finés Henri Toivonen, que lideraba el Rally de Córcega, y su copiloto norteamericano, Sergio Cresto. El Lancia Delta S4 #4 cayó por un precipicio durante el tramo cronometrado de Corte-Taverna incendiándose en el acto. Ese mismo día Jean Marie Balestre, el mandamás de la FISA en aquel momento, aniquiló el Grupo B y el futuro Grupo S que lo iba a suceder y que era aún más salvaje.

Qué mejor momento, ahora que el tiempo no es escaso, para revivir la mejor época que han vivido los rallies en toda su historia… Este vídeo de 15 minutos recoge los momentos más inolvidables de tan gloriosa etapa. ¡Disfrútalo!

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche