¿Viajan seguros los más pequeños?

11 septiembre, 2009

Las cifras son alarmantes, ya que más del 60% de los niños no utiliza “sillita” y según datos proporcionados por Unicef, los accidentes de tráfico son la causa de más del 40% de las muertes infantiles en los países industrializados. Que el niño viaje sin ninguna sujeción multiplica por cinco las posibilidades de sufrir lesiones mortales.

Las cifras son alarmantes, ya que más del 60% de los niños no utiliza “sillita” y según datos proporcionados por Unicef, los accidentes de tráfico son la causa de más del 40% de las muertes infantiles en los países industrializados. Que el niño viaje sin ninguna sujeción multiplica por cinco las posibilidades de sufrir lesiones mortales. Con estas cifras, surge la siguiente pregunta ¿Realmente, los niños viajan seguros en el coche?

No cabe duda que el cinturón es el sistema de seguridad pasiva más eficaz para los adultos, sin embargo hay que tener en cuenta que los niños no son adultos “pequeñitos”, su frágil cuerpo requiere un tratamiento especial, y por supuesto necesitan ir adecuadamente sujetos dentro del vehículo, para evitar que se golpeen o salgan despedidos fuera del vehículo en caso de accidente. Esta eficaz retención se consigue con los Sistemas de Retención Infantil.

Es ahora cuando empieza a extenderse el uso de estos sistemas de retención específicos para niños, pero el porcentaje de uso aún sigue siendo muy bajo, ya que tan sólo alrededor del 40% de los niños españoles van correctamente sujetos cuando viajan en automóvil.

Se debe concienciar a los padres sobre la importancia de utilizar siempre, y de forma correcta, los sistemas de retención infantil. No deben olvidar que los sistemas de retención infantiles, además de ser obligatorios, podrían haber salvado las vidas de muchos niños.

El Real Decreto 1428/2003, de 21 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento General de Circulación, establece que queda prohibido circular con menores de doce años situados en los asientos delanteros, salvo que utilicen dispositivos homologados al efecto. Este Real Decreto también establece que los niños menores de 3 años están siempre obligados a utilizar un sistema de retención homologado y adecuado a su peso y talla.

Por otro lado, los niños de más de 3 años o las personas que no superen los 150 cm de altura deben utilizar un sistema de sujeción homologado a su talla y peso, siempre que el coche disponga de ellos. En caso contrario deben sentarse en los asientos traseros y usar el cinturón de seguridad de los adultos.

Como indica la norma, las “sillitas” deben estar homologadas según el reglamento vigente ECE R44/03, garantía de que cumplen las normas exigidas de seguridad. ¿Cómo pueden saber los padres si la sillita esta homologada y por tanto cumple la normativa? Cuando se va a comprar la “sillita” se debe comprobar que lleva la etiqueta de homologación obligatoria. En esta etiqueta aparece el peso del bebé al que se adecua el dispositivo, la categoría del dispositivo (universal –válido para todos los vehículos-, semiuniversal o específico para un determinado modelo de coche) y el número de homologación.

Actualmente hay una gran variedad de sistemas de seguridad para niños, los cuales permiten que viajen seguros dentro de los vehículos. Según el peso del niño se establecen distintas categorías o grupos a los que pueden corresponder distintos sistemas de seguridad. Debido al constante crecimiento del niño no se puede determinar con precisión el momento exacto en que éste debe dejar de usar un sistema de seguridad y pasar a otro, por tanto se produce en algunos rangos de peso del niño un solapamiento entre dos grupos de sillitas que son igualmente válidas para el mismo niño.

Sillas que miran hacia atrás
Debido a la anatomía de los bebés y niños muy pequeños, las sillas que miran hacia atrás son el sistema más adecuado y más seguro para ellos. Muchos estudios han confirmado los beneficios de este sistema y lo ideal sería usarlo al menos hasta los tres o cuatro años de edad.

Los dos grupos principales de sistemas de seguridad de sentido inverso al de la marcha son: los capazos o sillitas para bebé exclusivamente, y las sillas convertibles. En ambos casos el niño se sujeta mediante un arnés que puede tener 3, 4 ó 5 puntos de fijación. El capazo para bebés se utiliza para recién nacidos de hasta 13 kg., y se fija al asiento del coche mediante el cinturón de seguridad del mismo. La silla convertible se puede usar en sentido inverso hasta los 10 kg. (unos 9 meses), o en el sentido de la marcha a partir de 10 kg.

Sistemas que miran hacia delante
Estas sillas pueden ser utilizadas, según el modelo, por niños de entre 9 y 25 kg. Existen muchas variedades de este tipo de sillas: sillas con arnés de sujeción de 4 ó 5 puntos, sillas con escudo de protección o sillas convertibles. El arnés de 5 puntos sujeta al niño por los dos hombros, la cadera y además entre las piernas. El de 4 puntos es igual pero sin la correa que va entre las piernas, éstos son menos seguros porque pueden favorecer el efecto submarino, es decir, que el niño resbale hacia abajo y hacia delante del asiento por la fuerza del choque.


Asientos y Cojines elevadores

Estos sistemas también van orientados hacia delante. Cuando el niño pesa entre 15 y 18 kg. ya está bastante desarrollado, el peso de la cabeza es proporcionalmente menor y el cuello algo más fuerte. Sin embargo, sigue habiendo diferencias con los adultos.

Hay varios tipos de sistemas elevadores, pero todos ellos utilizan el cinturón de seguridad de cadera y hombro del coche para sujetar al mismo tiempo tanto al sistema de seguridad como al niño, permitiendo que la geometría del cinturón para adultos ajuste correctamente al tamaño del niño.

Asientos integrados
En algunos coches vienen instalados unos sistemas parecidos a los cojines elevadores, son los llamados sistemas de retención infantil integrados, que normalmente están ocultos, empotrados en el asiento, y se pueden desplegar cuando se necesitan. Estos sistemas eliminan la necesidad de sistemas suplementarios, promocionan el uso del asiento trasero donde se instala el sistema integrado, y proporcionan sistemas de seguridad específicamente diseñados para niños, reduciendo la posibilidad de utilizarlos mal. Pero no hay que olvidar que tienen que estar homologados y deben ajustarse al peso y talla del niño que lo utiliza.

El uso de estas “sillitas” debe ser correcto. Los padres tienen que tener en cuenta que si no se utilizan y colocan correctamente no sirven para nada. Estos sistemas no garantizan por sí solos la seguridad del niño, que depende de otros factores, como la posición y el enganche de la silla, mediante los cinturones de seguridad del coche o con el sistema Isofix. Este sistema de anclaje es más seguro, ya que se trata de un sistema de fijación universal basado en puntos de anclaje en la estructura del vehículo y que permite colocar la “sillita” casi sin riesgo de error en la instalación, reduciendo así el problema del uso incorrecto de estos sistemas. Los hay de dos y tres puntos de anclaje (dos inferiores y uno superior) siendo preferible el de tres, ya que en caso de colisión evita el desplazamiento hacia delante de la silla.

A la hora de calificar un sistema de retención infantil se debería tener en cuenta tanto la seguridad como la facilidad de uso, ya que se puede dar el caso de que una silla más segura no proteja suficientemente al niño, porque se ha instalado incorrectamente. Por ello, la instalación de la sillas debe ser sencilla y las instrucciones claras y fáciles de entender para reducir el peligro de instalarlas incorrectamente.

¿Dónde colocar el sistema de retención infantil? El sitio más seguro en el coche para un niño es la plaza central trasera y después las traseras laterales, siendo la plaza del acompañante delantero la menos segura. Hay que tener en cuenta que no se deben utilizar sistemas de seguridad infantil mirando hacia atrás en ningún asiento delantero de un vehículo equipado con airbag de acompañante/pasajero y de hacerlo, éste debe ser previamente desconectado. Esto ya se indica con etiquetas colocadas en los vehículos y en las sillas, junto con mensajes en los manuales de instrucciones.

No obstante, Centro Zaragoza no es partidario de la desconexión del airbag del pasajero porque pueden darse casos en los que, una vez quitada la sillita, se olvide la conexión del airbag con el consiguiente riesgo para el pasajero adulto que ocupe esta plaza. Por este motivo, es aconsejable poner siempre a los niños en las plazas traseras y si es posible en la central.

Debido a la efectividad de estos sistemas, es preciso dirigir más esfuerzos para fomentar su uso y para asegurar que éste sea correcto. Y dado que está en juego la vida de los más pequeños, nunca hay que olvidar la siguiente regla: Comprar un dispositivo homologado, colocarlo y utilizarlo correctamente.

Consejos a la hora de comprar un sistema de retención infantil
• Elija el sistema o dispositivo en función del peso y tamaño del niño, no por su edad.
• Compruebe que lleva la etiqueta naranja, con el número de homologación, la categoría y el peso al que corresponde.
• Escoja una silla que sea fácil de instalar.
• Pida probarla en su coche. Antes de comprar la silla infantil, intente fijarla en el coche, comprobando que se tiene una instalación firme y sin excesivas complicaciones.
• Infórmese de las pruebas realizadas por las asociaciones de consumidores.

Consejos para el uso y la instalación del sistema de retención infantil
• No llevar al niño en brazos bajo ninguna circunstancia.
• Los niños van más seguros en los asientos traseros.
• Los cucos siempre deben colocarse de manera que la cabeza del niño quede orientada hacia el interior del vehículo.
• El bebé debe ir en el coche mirando hacia atrás hasta que pese al menos 10 kg.
• Si el asiento del bebé tiene asa para su transporte, póngala hacia abajo cuando esté circulando en coche.Nunca debe poner la silla infantil en el asiento delantero del acompañante que tenga conectado el airbag frontal de pasajero.
• Hay que leer todas las advertencias e instrucciones de instalación tanto en el manual del propietario del vehículo como en el manual de instrucciones de la sillita.
• Es muy importante el recorrido del cinturón de seguridad (o del arnés) sobre el cuerpo del niño: nunca debe ir por encima del cuello y las holguras deben eliminarse.
• En las sillas es preferible el arnés de cinco puntos al de cuatro.
• La silla debe quedar firmemente sujeta al asiento del vehículo, de modo que se elimine cualquier holgura entre el   asiento y la silla, ya sea lateral o longitudinal.
• En las sillitas con anclaje ISOFIX es necesario comprobar, tirando de la sillita, si el punto de sujeción ha quedado bien encajado.
• Supervisar periódicamente que la silla sea adecuada a la talla y peso del niño, para garantizar su protección.
• Si ha sufrido un accidente debe cambiarla.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Comenta este artículo

Especial Operación Salida | Hoy Motor 1 julio, 2011

[…] vas con los “peques”, recuerda que es obligatoria la utilización de un sistema de retención adecuado a su talla. Las sillas infantiles deben estar homologadas, por ello se recomienda […]

Día Internacional de la Mujer: las mujeres y los coches | Autocasion.com 8 marzo, 2012

[…] qué las mujeres son más inteligentes a la hora de comprar un coche, qué hay que hacer para que los peques viajen más seguros o cuáles son los motivos por los que las parejas discuten en el coche. ¡No te lo […]

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba