¿Mercedes también trucó los diésel?

¿Mercedes también trucó los diésel?

19 febrero, 2018

Según diversos documentos filtrados a la prensa en los EE.UU., los motores de Mercedes-Benz también podrían estar implicados en el escándalo sobre las emisiones de las mecánicas diésel. La imagen del diésel está ya en caída en picado.

La marca alemana se defiende de las graves publicaciones sobre los documentos filtrados que parecen demostrar que Daimler también trucó sus motores diésel para superar las pruebas de emisiones. Según los responsables de Daimler, lo que se busca es dañar su imagen y a sus empleados más que informar sobre hechos reales.

Investigadores estadounidenses han descubierto que algunos automóviles de la firma automovilística Mercedes-Benz, propiedad del grupo Daimler, estaban equipados con un software que les podría haber ayudado a superar los test de emisiones en el país, según un documento confidencial recogido por el diario alemán ‘Bild am Sonntag’.

Esta información se produce después de que Volkswagen admitiera haber instalado un software secreto en 580.000 vehículos en Estados Unidos, que les había permitido superar las pruebas de emisiones al alterar los niveles cuando detectaba que estaban siendo objeto de pruebas de laboratorio.

El diario teutón destacó que los documentos a los que tuvo acceso ponían de manifiesto que las autoridades estadounidenses habían encontrado “varias funciones de software” que habrían ayudado a Daimler a superar los test de emisiones, incluyendo una que desconectaba el sistema tras 26 kilómetros de conducción.

Otra de las funciones detectadas, según ‘Bild am Sonntag’, es el sistema de limpieza de las emisiones que reconocía cuando el vehículo estaba siendo objeto de pruebas de emisiones, basándose en criterios de velocidad y aceleración.

La versión oficial de Daimler

Por su parte, fuentes de la empresa explicaron que la compañía está cooperando desde hace más de dos años con las autoridades de Estados Unidos y señalaron que están ofreciendo “total transparencia”.

En este sentido, explicaron que las autoridades conocen los documentos y resaltaron que no se ha producido “ningún tipo de acusación”. “Aparentemente los documentos que se han hecho llegar a ‘Bild’ han sido con la intención de dañar a Daimler y a sus 290.000 empleados”, añadieron.

Asimismo, señalaron que no iban a comentar más detalles respecto a esta investigación en curso, puesto que han acordado con el Departamento de Justicia de Estados Unidos “una confidencialidad absoluta”.

En esta línea, apuntaron que en su informe anual correspondiente a 2017 hay disponible una explicación “exhaustiva” de los procedimientos legales y su evaluación actual desde la perspectiva de la corporación que preside Dieter Zetsche.

En el informe anual, la empresa indicó que, sobre la base de las investigaciones de Estados Unidos y la interna realizada por la compañía, no se puede llegar a la conclusión de que los vehículos diésel de Mercedes-Benz tengan las “mismas funcionalidades” que las detectadas en otro fabricante, como la instalación de software adicional de control de las emisiones.

“Las peticiones e investigaciones, así como las respuestas ante las peticiones de información del Gobierno y nuestra investigación interna están llevándose a cabo y están abiertas, por lo que, Daimler no puede predecir el resultado en este momento”, añadió la empresa.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba