Noticia

La UPV desarrolla un método que permite una gestión más eficaz de la circulación

Ampliar

25 de diciembre, 2011

La Universidad Politécnica de Valencia (UPV) ha desarrollado un método que mejora el tratamiento de la información que proporcionan los sensores que hay actualmente en las autopistas y autovías españolas y permite gestionar, en tiempo real y de forma más dinámica y eficaz, la circulación por estas vías.

El trabajo del Grupo de Investigación en Ingeniería de Carreteras (GIIC) de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) forma parte de la tesis doctoral de Enrique Belda, subdirector general adjunto de Circulación de la Dirección General de Tráfico (DGT) y profesor de la Escuela de Caminos de la universidad valenciana.

Belda ha señalado que este método matemático «aporta más valor» y mejora el tratamiento de los datos que ofrecen los 24.000 sensores distribuidos por los cerca de 8.000 kilómetros de carreteras que hay en España, lo que permitirá reducir el número de accidentes, al aumentar la capacidad de transmisión de la situación del tráfico en tiempo real.

Hasta el momento, la evaluación de los niveles de calidad de la circulación se establece de forma cualitativa, y en función de la apreciación visual de los operadores de los centros de gestión de tráfico o de los agentes de tráfico en la propia carretera.

Por ello, los creadores de este método plantearon la necesidad de automatizar el proceso a partir de los datos que se obtienen de los sensores existentes, ya que la determinación de los niveles de servicio en tiempo real ayuda a la toma de decisiones para la activación de las medidas de gestión del tráfico.

Para el desarrollo del estudio, en una primera fase se redujeron las informaciones procedentes de los sensores instalados en el pavimento «con el fin de poder trabajar con datos depurados, garantizando la calidad final de los parámetros obtenidos», según Belda.

En la segunda fase se llevó a cabo el planteamiento y análisis de tres métodos para el cálculo del nivel de servicio, y se concluyó que para la gestión dinámica del tráfico son necesarios cuatro niveles, a cada uno de los cuales se le asoció un color: blanco, verde, amarillo y rojo.

Dichos colores «facilitan una rápida y sencilla asociación a los conductores», según Enrique Belda, ya que el blanco significa «circulación perfecta», el verde «estar atento»; el amarillo «precaución» y el rojo, «prohibido pasar o congestión».

Además, con la metodología desarrollada desde el GIIC se consigue discernir diferentes estados de la circulación cuando se ha entrado en situación de atasco, en la que las oscilaciones de flujos son frecuentes.

«Hemos demostrado matemáticamente que reduciendo de seis a cuatro los niveles de servicio somos capaces de definir, de manera automática, la situación de la circulación de los coches en todas las vías», según Belda, quien ha señalado que el reto ahora es implantar en España esta investigación.

Los sensores de las carreteras ofrecen información como la intensidad de vehículos, la velocidad media, la ocupación de las vías y si circulan turismos o camiones, y además hay estaciones meteorológicas que comunican si está previsto que llueva o hay riesgo de hielo.

Este método podría repercutir en la reducción del número de accidentes, ya que al transmitir la situación del tráfico en tiempo real, mejoraría la capacidad de toma de decisiones y también la información del conductor.

«Un automovilista informado es un conductor más seguro», ha asegurado Belda, quien ha agregado que la investigación «intenta minimizar aspectos desfavorables en la carretera, como los atascos motivados por cualquier incidente».

Los usuarios podrían percibir los distintos niveles a través de los paneles de mensaje variable, más de dos mil en las vías españolas -lo que significa un panel cada cuatro kilómetros-, a través de los navegadores o en una aplicación de tráfico desarrollada por la DGT.

La investigación desarrollada por el GIIC fue expuesta la pasada semana por Belda para conseguir el doctorado, aunque no incluye información sobre la posible inversión que supone su aplicación práctica.

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche