Noticia

Una aseguradora deberá pagar intereses 13 años después de un accidente

Ampliar

04 de marzo, 2020

El Tribunal Supremo ha condenado a una aseguradora a pagar los intereses de un accidente después de 13 años, fecha en la que fue demandada. 

Hay veces que nos sorprenden historias rocambolescas como esta, aunque hayan terminado con final feliz para el conductor, que tras años de litigio, ha logrado que se le sea embolsada la indemnización y, sobre todo, los intereses resultantes.

La historia es la siguiente. Un conductor sufrió un accidente con el coche y, como consecuencia, tuvo que estar ingresado tres días en un hospital y permanecer casi 200 días de baja.

Puede que te interese: Los solteros pagan más de seguro y conducen peores coches

13 años después, el conductor, que no había recibido indemnización, denunció a la aseguradora y la Audiencia Provincial de Murcia le dio la razón y obligó a pagar a la aseguradora una indemnización por 47.916 euros al conductor, una tercera parte de lo que había solicitado el abogado del afectado.

Cuestión de intereses

No obstante, el tribunal no vio conveniente que se abonaran los intereses correspondientes, que se habían generado entre el siniestro y la formulación de la demanda. El juez, en esa ocasión, señaló como razón el largo periodo de tiempo transcurrido entre el accidente y el inicio del procedimiento legal, alegando que «era una causa justificada para la no imposición de los intereses».

Qué hacer si el seguro declara el coche siniestro total

No contento con la decisión judicial, el afectado interpuso recurso de apelación ante la sala de lo civil del Tribunal Supremo. Finalmente, los jueces del Supremo han dictaminado que la aseguradora ha de abonar el dinero que se les exigía, apoyándose en lo contemplado en el artículo 20 de la Ley del Contrato del Seguro.

Este dice que los intereses deben calcularse durante los dos primeros años siguientes al suceso al tipo legal más su 50% y tras estos dos años al 20%. Al hilo de esto, la jurisprudencia ha establecido, varias veces, que «dichos intereses ostentan un carácter marcadamente sancionador con una finalidad preventiva».

La sentencia del Supremo, además, añade que «sirven de acicate y estímulo para el cumplimiento de la obligación principal que pesa sobre el asegurador de resarcir puntualmente el daño al asegurado».

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche