Un calculador Barberá se estrena en 250 c.c.

El valenciano adelantó a Dovizioso -todo un experto- en la penúltima curva

El valenciano adelantó a Dovizioso -todo un experto- en la penúltima curva

Fernando Castán Shanghai (China), 14 may (EFE).- Héctor Barberá (Aprilia) esperó hoy al final de la carrera de 250 c.c. para, con una estrategia fría y calculadora, superar al italiano Andrea Dovizioso (Honda) en la penúltima recta del circuito de Shanghai y estrenar su palmarés de victorias en esta categoría. Barberá anticipó hace dos semanas en el Gran Premio de Turquía su notable estado de forma y fue segundo en la última vuelta de una carrera que bien podría haber sido suya. Hoy lo confirmó con una extraordinaria victoria ante el líder del campeonato, Dovizioso, uno de sus históricos rivales en el mundial. Frente al ganador, su compañero de equipo, el también español Jorge Lorenzo, sufrió un desafortunado gran premio.


Lorenzo salió mal y no entró en el grupo de Barberá y Dovizioso, se quedó en un segundo grupo luchando con el japonés Hiroshi Aoyama (KTM), tercero finalmente, y con el japonés Yuki Takahasi (Honda), que sería quinto. Barberá ya se situó líder en la sexta vuelta, pero siempre controlado por Dovizioso. Lorenzo, por su parte, marcaba entonces su mejor vuelta personal tratando de enganchar con los dos primeros, pero no podía. Mientras, otro de los aspirantes al título, el sanmarinense Alex de Angelis (Aprilia) con el que Barberá mantuvo una gran batalla en Turquía, se iba al suelo. Esta vez sin que nadie chocara con él. Lorenzo repetía su mejor giro en la undécima, pero se las veía y las deseaba para recortar y para impedir que el japonés le superara en la lucha por la tercera plaza. Delante, Barberá y Dovizioso parecían estudiarse y el español daba la sensación de que prefería que fuera primero el italiano. El de Aprilia era netamente superior al de Honda en la recta más larga del mundial, más de un kilómetro en la parte de atrás del Circuito de Shanghai.


Sin embargo, Dovizioso hacía la vuelta rápida de carrera a dos para que finalizara la misma. Barberá no apretaba y prefería conservar los neumáticos para el final. Ambos llegaron muy juntos a la última vuelta y el español dejó pasar al italiano pues sabía que en esa recta le adelantaría. Así fue: Barberá le pasó como un tiro y cerró muy bien a Dovizioso en las dos últimas curvas. El gran premio era suyo. Mientras, Lorenzo se había colado en uno de los ángulos y había dejado el tercer puesto a Aoyama y el cuarto a Takahasi cuando faltaban dos vueltas. Aún así en el último giro superó al nipón, pero se quedó a un puesto del podio. Barberá se bajó de la moto emocionado, celebrando con los mecánicos de su equipo su triunfo porque en dos semanas ha pasado de ser uno más del campeonato a ser el piloto más en forma en la categoría de 250 c.c. y uno de los hombres a batir. Además ha superado a su compañero de equipo con quien mantiene una pública rivalidad en la clasificación y se ha situado segundo tras Dovizioso con 69 puntos por 72 del italiano, 63 de Lorenzo y 62 de Aoyama.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba