Un Bentley para niños, a subasta en Retromobile Paris 2018

Un Bentley para niños, a subasta en Retromobile Paris 2018

9 febrero, 2018

Uno de los santuarios para los amantes de los clásicos ha abierto sus puertas este fin de semana y entre los miles de coches de época que admirar hay uno que llama la atención por estar hecho a mano y por su tamaño. Se trata de una réplica a escala para peques del Bentley 4.5 litros de 1927 y que sale a subasta.

Bugatti definió a estos coches como “los camiones más rápidos del mundo” cuando sus bólidos eran incapaces de seguir su estela en las carreras de la época. Sin embargo, este modelo hecho a mano y a una escala de 2/3 del tamaño del Bentley 4,5 litros de 1927, no es tan pesado. Bonhams saca a subasta este Bentley para niños en Retromobile París 2018 por un precio de partida de 5.000 euros y se estima que alcance los 7.000 €.

Este modelo a escala está fabricado completamente a mano y sigue fielmente el diseño del modelo original, el Bentley 4 1/2 que arrasaba en las competiciones de la época entre los años 1925 y 1927 gracias a su fiabilidad, su potencia y su bastidor.

Con 3 metros de largo, un asiento de cuero, luces, llantas, cuadro de mandos… todo hecho a imagen y semejanza del modelo real de hace un siglo, este coche para niños cuenta con un motor de gasolina de 9 CV de potencia asociado a una caja de cambios semi automática de 3 marchas que le permite alcanzar una velocidad máxima limitada a 55 km/h, menos de la cuarta parte que el modelo al que imita.

Un Bentley de Le Mans para niños

El modelo a escala es muy fiel al original.
El modelo a escala es muy fiel al original.
Ampliar

Tal y como te contamos en la historia sobre el logo de Bentley, los inicios de esta marca de automóviles estuvieron muy ligados con la deportividad y la velocidad. Uno de sus modelos más gloriosos fue, precisamente, el equipado con el formidable motor de 4,5 litros sobrealimentado por compresor y que ha sido el elegido para estar recreación para los más pequeños de la casa.

Fabricado en chapa de aluminio trabajada a mano, este modelo recrea con mucho detalle al original. Cuenta con un cuadro de instrumentos real y muy completo, arranque eléctrico, faros eléctricos, un freno de mano por el exterior de la carrocería (algo típico de los modelos de los años veinte de carreras) y un estilo inconfundible.

Habrá que esperar para saber qué precio alcanza, pero muchas veces estas réplicas llegan a cifras que marean, como los 90.000 euros que se llegaron a pagar por una réplica infantil del Bugatti T35, si bien es cierto que en aquella ocasión se trató de un modelo encargado por el mismísimo Ettore para sus hijos y que puedes ver en la galería fotográfica.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba