Un 60% de los conductores se ha quedado dormido al volante

Un 60% de los conductores se ha quedado dormido al volante

8 julio, 2015

Un estudio realizado por la Fundación CEA revela que un 59,22% de los conductores ha tenido microsueños y un 71,65% ha sentido somnolencia al volante. Además, solo un 49,93% de los conductores para cuando siente cansancio durante un largo viaje.

Seis de cada diez conductores españoles reconocen haberse quedado dormidos mientras conducían, según se desprende del estudio titulado “Sueño y fatiga, ¿cuáles son los hábitos de los conductores españoles?”. El objetivo del estudio ha sido averiguar el conocimiento que tienen los conductores españoles de la importancia del descanso a la hora de ponerse al frente de un vehículo.

De acuerdo con los datos del informe, los conductores que presentan un elevado riesgo de accidentes por sueño son fundamentalmente jóvenes entre 18 y 29 años, trabajadores a turnos, conductores que lo hacen bajo efectos de alcohol y/o drogas y aquellos que presentan enfermedades relacionadas con el sueño.

Según explicó Nuria Alonso, directora de comunicación de la Fundación CEA, el 24% de los accidentes mortales en autopista en Europa son producidos por accidentes relacionados con la somnolencia al volante y destacó que “en ocasiones el conductor que sobrevive al accidente no lo cuenta”. Además, se apoyo también en los datos ofrecidos recientemente por la DGT, según los cuales, el 20% de los accidentes están provocados por distracciones al volante. Distracciones que, según el informe, tienen una gran relación con la falta de sueño.

Ese 59,22%, o lo que es lo mismo casi 16 millones de conductores, que reconoce haberse quedado dormido al volante ha sufrido lo que se denominan micro-sueños, es decir, el conductor cierra los ojos durante dos o tres segundos en los que pierde completamente la noción de la vía por la que circula. “Ese breve lapso de tiempo puede resultar fatal, provocando un accidente grave”, señala el estudio.

Por su parte, el director de la Fundación CEA, Fernando González Iturbe, recordó que “dormirse al volante supone un delito de imprudencia grave, según jurisprudencia” y señaló que el conductor puede enfrentarse a una retirada de carnet de hasta 9 años y una pena de prisión de hasta 5. “Antes de dormirte, estás percibiendo que te duermes y, por lo tanto, tienes obligación de parar. Los conductores deben tener el perfecto control del vehículo en todo momento” indicó González Iturbe que, además, señaló la “trascendencia fundamental que tiene en la seguridad vial” la fatiga y falta de sueño.

Ante los alarmantes resultados del estudio, la Fundación CEA ha exigido que se desarrollen más campañas institucionales y que también se regule la implementación en los coches de la tecnología ya disponible que detecta síntomas de cansancio en los conductores y los obliga a detenerse.

Asimismo, han solicitado que los médicos de atención primaria, especialistas y farmacéuticos informen a los pacientes de las contraindicaciones de los medicamentos, ya que, de acuerdo con la encuesta, casi un 23% de los conductores han asegurado no recibir instrucciones o leer el prospecto de los posibles efectos al conducir que producen los medicamentos prescritos por sus médicos.

El informe también ha señalado que apenas el 16% de los conductores se detienen a dormir al sentirse cansados. El 69%, en cambio, para en un área de descanso y toma un café, agua o algún tipo de refresco. Un 4% prefiere no detenerse para llegar lo “más rápido posible” a su destino.

En este sentido, el 71% de los encuestados ha afirmado sentir somnolencia al volante, mientras que un 41% ha indicado sufrir de pérdida de concentración, un 32% de parpadeo constante de ojos, y un 26% de dolores de espalda o calambres.

El estudio argumenta que la madrugada (entre las 3 y las 5) y las primeras horas de la tarde (entre las 2 y las 4) son los momentos en los que el sueño aparece con más facilidad. “Independientemente de cuanto se haya dormido, durante estas horas siempre se tiene un poco más de sueño. Por ello es necesario tratar de evitar conducir durante estos periodos o, al menos, extremar la precaución”, indica.

Finalmente, explica que los entornos viales monótonos favorecen la somnolencia y los entornos ricos en estimulación ambiental ayudan a mantenerse despierto. “Encender la radio o mantener una conversación con el acompañante puede ser de gran ayuda en ciertas ocasiones”, añade.

Por último, la Fundación CEA ha hecho una serie de recomendaciones para evitar la somnolencia al volante antes de iniciar un viaje por carretera  entre las que se encuentran:

  • Descansar media hora cada 200 kilómetros.
  • Si el sueño aparece, parar en un lugar  adecuado y dormir 20-30 minutos.
  • Ventilar el vehículo.
  • Si hay síntomas de fatiga, parar 10 minutos y refrescarnos con agua.
  • Realizar frecuentes paradas y estirar las piernas.
  • No ir excesivamente cómodos en el coche para evitar relajarse.
  • No adoptar una postura relajada y sujetar con firmeza el volante.
  • Evitar comidas copiosas.
  • No fumar ni consumir alcohol ni estupefacientes.
  • Extremar precauciones durante la conducción nocturna.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba