Noticia

Trucos para conducir en verano: cómo ahorrar combustible

4 fotos

Ampliar

17 de julio, 2018

Aunque en verano baja el consumo de nuestro coche en los desplazamientos cortos, en aquellos de más de 30 minutos aumenta considerablemente. Te damos las claves para ahorrar al máximo.

En invierno, el consumo de los automóviles se dispara en los desplazamientos cortos, ya que los grados impiden al motor y al catalizador alcanzar la temperatura óptima de trabajo.  Sin embargo, el aire frío tiene más densidad de oxígeno y, además, en los motores sobrealimentados, refrigera mejor el intercooler, por lo que una vez hemos alcanzado la temperatura correcta, el motor tiene mayor rendimiento.

En verano sucede lo contrario. Las altas temperaturas permiten al motor alcanzar su rendimiento óptimo rápidamente, de modo que en los desplazamientos cortos reducimos el consumo.

Así aumenta el consumo del coche en verano

Sin embargo, el aire caliente reduce el buen trabajo de la mecánica, sobre todo en los motores sobrealimentados. Ya tenemos un motivo para evitar realizar largos desplazamientos en las horas más cálidas del día (entre las 12 y las 17 horas).

Otro detalle que dispara el consumo es la sobrecarga de equipaje y el uso de la típica baca. Si podemos aprovechar bien el maletero y evitar la baca, mejor. Si necesitamos montarla, es muy importante quitarla en cuanto lleguemos al destino y podamos prescindir de ella. La baca es como un paracaídas en contra del avance del coche.

Evita en lo posible el sobrepeso en el vehículo.  Cada kilo de más que llevemos, significa más consumo.

Revisa la presión de los neumáticos. Una presión baja aumenta considerablemente la resistencia de rodadura, disparando los consumos.  Además, el aumento de temperatura por la deformación que se produce en los flancos incrementa el riesgo de sufrir un reventón.

Para sacar el aire caliente del habitáculo lo más efectivo es abrir la ventanilla del conductor y la trasera opuesta para crear una corriente de aire.

4 fotos

Ampliar

El siguiente elemento que aumenta el consumo es el compresor del aire acondicionado. Aunque es mejor llevar el aire acondicionado que las ventanillas bajadas por el consumo (y el confort), cuanto más funcione el compresor, más gasto de carburante. Para reducir todo lo posible el trabajo del aire acondicionado, evita aparcar el coche al sol y, si no queda más remedio, apantalla los cristales con el típico parasol. Si es posible, deja las ventanillas y el techo solar abierto unos  milímetros para que se remueva un poco el aire del habitáculo.

Los parasoles más eficaces son los de acabado plateado, ya que reflejan la mayor parte de la radiación solar.

Cómo crear corrientes de aire en el coche

Cuando nos metamos en el coche tras haberlo aparcado al sol, abre el techo solar si lo tiene y las ventanillas opuestas. Si abres las 4 ventanillas, las turbulencias que se generan evitan el flujo de aire en el interior del habitáculo. Es mucho más eficaz abrir la delantera izquierda y la trasera derecha o viceversa. De ese modo, la corriente de aire en el interior es máxima. En cuanto hayas ventilado la mayor parte del exceso de calor del habitáculo, cierra las ventanillas y deja trabajando sólo el sistema de aire acondicionado.

Planifica bien la ruta y no te obsesiones con aparcar al lado de la sombrilla. Muchas veces perdemos tiempo  buscando un aparcamiento mejor…  y  no lo encontraremos.  Métete en el primer estacionamiento que encuentres y camina unos pasos más; cada minuto perdido dando vueltas para aparcar son euros que se volatilizan.

Evita conducir de forma brusca: respetar la distancia de seguridad con el coche precedente, además de más seguro, ahorra mucho combustible, al no obligarnos a usar tanto el freno y el acelerador.

 

Nuestra forma de conducir es la culpable de más del 20% del consumo de combustible. Evita las aceleraciones bruscas y anticípate.

4 fotos

Ampliar

No fuerces la mecánica. Aunque todos los manuales de conducción económica y muchos indicadores de cambio de marcha te piden que vayas en la marcha más larga posible, en cuanto notes que necesitas pisar el pedal del acelerador más allá de la mitad de su recorrido para mantener la velocidad, reduce una marcha. Esto no disminuye el consumo, pero sí la temperatura del motor. Si hace mucho calor fuera, es mejor evitar una avería grave de la mecánica.

Mantén limpio el coche, sobre todo la parte frontal. Elimina las hojas, insectos y demás elementos que impidan la correcta entrada de aire tanto al motor como al sistema de aire acondicionado

Comparte este artículo:

Artículos similares

Comentarios

Comomania.com 24 enero, 2013

Me gusta este articulo, realmente no es tan dificil ahorrar el combustible. Comomania a echo unas paginas relacionadas con la tema para ahorrar el combustible. No es una publicacion, simplemente e dejado este comentario para ayudar a la gente que nececita mas consejos. Aqui esta el link: http://www.comomania.com/auto-moto

Círculo 14 marzo, 2013

Para ahorrar de verdad al repostar (y también con otras cosas, como la compra de nuestro vehículo o la revisión en el taller), es imprescindible conocer esto:
http://circulodeconductores.blogspot.com.es/
¡Podemos llegar a ahorrar hasta 12 céntimos por litro! Y todo sin que nos cueste un solo céntimo.

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche