Noticia

Los españoles no somos comprensivos al volante

Ampliar

23 de octubre, 2012

La empatía, definida como la habilidad para ponerse en el lugar de los demás, es menos frecuente en el ámbito de la conducción que en el ámbito personal, según un estudio de Attitudes en colaboración con la Universidad Autónoma de Barcelona, que refleja que un 54% de los conductores españoles son empáticos en su vida cotidiana, pero cuando se ponen al volante de sus vehículos, un 32% dejan de serlo.

De hecho, según el trabajo, realizado en el marco del programa de Responsabilidad Social Corporativa de Audi en España, el 24% de los conductores españoles nunca conduce de manera empática, el 54% lo hace con un nivel intermedio y el 22% lo hace de manera muy empática. Es decir, que de cada diez conductores españoles, la empatía está presente o muy presente en ocho de ellos, y no está nada presente en otros dos conductores.

El perfil de los conductores españoles que pierden más empatía cuando suben al automóvil son mujeres que conducen menos de 30 minutos al día, que generalmente utilizan el vehículo para llevar a los niños a la escuela o ir al médico, y que ante la situación de estacionar el coche por un corto periodo de tiempo, no les importa dejarlo en doble fila.

De acuerdo con las conclusiones obtenidas en el estudio los conductores empáticos asumen más responsabilidades en la conducción, son más respetuosos con las normas que los conductores no empáticos y tienen menos accidentes y sanciones.

El estudio también da algunas pistas para descubrir a los conductores con menos capacidad para ponerse en la piel del otro. Son aquellos que dan las luces o aprietan el claxon con más facilidad para presionar a otros vehículos o aquellos que adelantan por la derecha cuando se va a una velocidad superior a la permitida. No respetar la distancia de seguridad o conducir a una velocidad superior a la permitida, son otros síntomas de falta de empatía.

En caso de accidente, este tipo de conductores tienden a pensar que la culpa es del otro. Además, los conductores con poca empatía inician el doble de discusiones con otros conductores que disponen de esa habilidad y que tienden a evitar más los conflictos con el resto de conductores.

El perfil de estos conductores empáticos, capaz de ponerse en el lugar del otro, es, indistintamente, hombre o mujer, de entre 39 y 50 años de edad, con un nivel de estudios superiores, que hace un uso racional del vehículo y que mayoritariamente realiza desplazamientos por motivos de trabajo. De los datos obtenidos, se desprende también que el nivel de empatía se modifica en función del rol que se desempeña en el tráfico. Los peatones son los usuarios de las vías públicas que se perciben como más empáticos seguidos de los conductores de turismo, mientras que los motoristas son los que se perciben como menos empáticos seguidos de los ciclistas.

Para la mitad de los conductores españoles (50%), conducir de manera empática puede prevenir los accidentes de tráfico, además de evitar situaciones de riesgo (38%) y escenarios que puedan derivar en discusiones entre los conductores (27%), facilitar la fluidez del tráfico (24%) y hacer que se produzcan menos incidentes en la circulación (21%).

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

  • Rubén Fidalgo

    Me fascina este fenómeno, Jekyll y Hide. En mi opinión los que más se enfadan conduciendo suelen ser los que más «límitados» están para conducir. Llevar el coche les estresa porque van tensos y cualquier cosa les hace saltar. Luego está el tema de la falsa sensación de protección que da el ir en el coche y cierto «anonimato»… conozco a personas de lo más fino y educado en el día a día, gritando las mayores barbaridades cuando alguien se les cruza o roba el aparcamiento.

  • Koeman

    «El 24% de los conductores españoles nunca conduce de manera empática».

    Me parece un porcentaje bajo visto la cantidad de hijos de p… que te encuentras diariamente en la carretera.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche