Noticia

La DGT cambiará de lugar algunos radares

Ampliar

11 de agosto, 2012

La DGT no prevé incrementar el número de radares que prestan servicio en la actualidad, unos 750 entre fijos y móviles, pero sí hacer un uso más "eficiente y racional de los recursos", cambiando de lugar los que sean menos útiles desde el punto de vista de la seguridad vial.

La directora general de tráfico, María Seguí, afirma que «lo que tenemos que hacer es sacar más rendimiento de esos radares que tenemos y ponerlos allá donde sabemos que la velocidad contribuye de forma incuestionable a la siniestralidad». No obstante, la responsable de Tráfico ha dejado claro que seguirán existiendo radares en tramos «aparentemente seguros» a fin impedir que las velocidades se disparen, lo que a la larga también es un factor de riesgo. «Incluso allá donde el riesgo no sea obvio e inmediato sirven para atemperar los comportamientos y prevenir esas velocidades extremas, de manera que tampoco sería apropiado no utilizar los radares en esas circunstancias», ha subrayado.

En cualquier caso Seguí ha negado tajantemente que la DGT tenga un afán recaudatorio, como se le achaca desde algunos sectores, y ha recordado que todas las políticas de seguridad vial se financian a través de las multas que pagan los ciudadanos.

La acera, solo para los peatones

Además de los cambios en los límites de velocidad, el nuevo Reglamento General de Circulación que prepara la DGT contempla una nueva regulación del uso de las bicicletas. Aunque todavía no está decidido, Seguí es partidaria de que las bicicletas tengan prohibido circular por las aceras, salvo en aquellas en las que exista un carril exclusivo para los ciclistas. «En la acera tenemos personas a las que nos interesa por su salud y por la movilidad en general que caminen, y que caminen tranquilas por la acera, por eso también hay que protegerlas», señala.

Tráfico también apuesta por que el casco sea obligatorio para los ciclistas tanto en carretera como en ciudad, fomentando además su uso entre los más jóvenes, que son además los más vulnerables. «Me parece que si por alguien puede iniciarse esa campaña de uso del casco es precisamente en los niños, porque nadie cuestionará el valor especialmente añadido de proteger a nuestros menores», subraya.

En breve, nuevo método para calcular los fallecidos en accidentes

Uno de los primeros anuncios de María Seguí al poco de llegar a la DGT, el pasado mes de febrero, fue la elaboración de una nueva estadística de los fallecidos en accidente de tráfico que incluya datos reales de las personas muertas en el hospital hasta 30 días después del siniestro. Hasta ahora, la DGT calculaba este dato mediante un coeficiente corrector, lo que arroja una simple estimación, no un cifra totalmente contrastada.

La directora de Tráfico espera que hacia el próximo mes de septiembre se pueda hacer público el balance de siniestralidad ya con ese nuevo método de cálculo, cuyos datos -avanza Seguí-, no difieren demasiado con las actuales estimaciones. «La buena noticia es que se confirma la tendencia descendente de la cifra de fallecidos de los últimos años, incluso con ese indicador alternativo», se felicita.

Más preocupada se muestra Seguí con la evolución de la siniestralidad durante este año en comunidades como Cataluña, en la que la DGT no tiene competencias en materia de tráfico. De forma paradójica, el incremento de víctimas mortales en Cataluña no se está produciendo en las carreteras convencionales, las más peligrosas, sino en autopistas y autovías.

Seguí confía en que esa tendencia negativa detectada en Cataluña no se traslade al resto de España, donde la cifra de fallecidos en carretera ha seguido cayendo. «¿Si me da miedo que las cifras pueden aumentar? Por supuesto, y por eso estamos trabajando todos los días y con todo nuestro afán. Nos sobran las razones para seguir peleando cada día para vencer esa epidemia en la que no estamos solos en el mundo», subraya.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche