Noticia

Toyota no se fía del coche autónomo

Ampliar

10 de enero, 2017

Durante su intervención en el CES 2017 de Las Vegas, el responsable Instituto de Investigación de Toyota ha asegurado que ningún fabricante o empresa está cerca de alcanzar la verdadera conducción autónoma.

Los planes de Toyota, en cuanto al diseño de coches se refiere, pasan por que los conductores mantengan en gran medida el control sobre el vehículo, ya que, a día de hoy, el objetivo de ceder todas las decisiones de la conducción a las computadoras les parece demasiado arriesgado.

El problema, según Toyota, es que la sociedad ha llegado a aceptar 39.000 muertes por tráfico al año en los Estados Unidos derivados, principalmente, de errores humanos, pero nunca toleraría un índice de muertos similar que involucrara a coches autónomos.

La firma japonesa ha mostrado su escepticismo ante la conducción autónoma en un contexto en el que los vehículos de Tesla y las tecnologías de conducción autopilotada de Alphabet, propiedad de Google, parecen indicar que la llegada del coche autónomo es inminente.

“Ningún fabricante de automóviles o empresa de Tecnologías de la Información está cerca de lograr la verdadera conducción autónoma, es decir, el nivel 5”, ha declarado Gill Pratt, CEO del Instituto de Investigación de Toyota, refiriéndose a la capacidad de un coche para conducir sin ningún tipo de intervención humana.

“Se necesitarán muchos años de aprendizaje automático y muchas millas más de las que nadie ha recorrido, tanto en pruebas simuladas como en el mundo real, para lograr la perfección requerida”, ha añadido Pratt en un discurso pronunciado en el CES 2017, con motivo de la presentación del Toyota Concept-i.

Pratt, que sirvió anteriormente como ingeniero de robótica superior para el Ejército de los Estados Unidos, está al mando el Instituto de Investigación de Toyota, un proyecto que inició su andadura en 2015 con una inversión de 1.000 millones de dólares por parte del fabricante destinada a reclutar a los mejores cerebros en inteligencia artificial, robótica y ciencia de los materiales.

Según Mike Dovorany, analista de The Carlab, una consultora de desarrollo de vehículos en Orange, California, Pratt ha ofrecido “una visión sorprendentemente sobria y realista de los desafíos a los que se enfrentan los coches autónomos”.

En octubre, Tesla anunció que comenzaría a construir cada uno de sus vehículos con el hardware necesario para la una conducción autónoma completa. Por su parte, Alphabet dio un giro al proyecto de coche autónomo de Google, al que renombró  como Waymo, y reveló el mes pasado un monovolumen híbrido totalmente autónomo basado en el Chrysler Pacifica.

Sin embargo, Pratt ha declarado que, por ahora, Toyota y la mayoría de los fabricantes de automóviles se enfocarán en lo que la SAE International (Sociedad de Ingenieros Automotrices) llama autonomía de nivel 2.

En este nivel, las computadoras tienen cierto control sobre la dirección, el frenado y la aceleración, pero los seres humanos se mantienen al mando.

El porcentaje de decisiones que tomen las computadoras en la conducción autónoma aumentará con el tiempo y, en el nivel 3, el trabajo de los humanos sería permanecer atentos para tomar el control durante una emergencia. Es una tarea difícil, ha dicho Pratt, ya que su atención se dispersará a medida que avancen los kilómetros en un trayecto aparentemente seguro.

Según Pratt, Toyota y otros fabricantes de automóviles pueden saltar directamente a la llamada autonomía de nivel 4, aunque no se sabe con certeza cuándo se producirá. En este nivel, las computadoras mantienen el control de todas las decisiones de conducción, pero sólo en las vías específicamente diseñadas y aprobadas para este propósito.

¡Todo sobre el CES 2017 de Las Vegas!

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche