Toyota avanza hacía la conducción autónoma

Toyota avanza hacía la conducción autónoma

29 septiembre, 2017

Toyota investiga acerca de la conducción autónoma y otros avances que puedan hacer de nuestros desplazamientos diarios algo más placentero y seguro. La compañía nipona ha publicado un libro blanco en el que se muestran sus aspiraciones y sus investigaciones para alcanzar una movilidad mejorada en el mundo del futuro.

Toyota no ceja en la búsqueda del santo grial de la conducción autónoma. La firma japonesa nos muestra sus últimos avances relacionados con las tecnologías de conducción automatizada y diferentes proyectos del Toyota Research Intitute, un centro de investigación y desarrollo construido por la corporación japonesa a finales de 2015, con dos sedes, la primera en Silicon Valley (California) y la segunda en Cambridge (Massachusetts); trabaja en el desarrollo de Inteligencia Artificial y robótica.

“En los últimos meses hemos acelerado considerablemente el ritmo de los avances de las capacidades de conducción automatizada de Toyota con el objetivo de salvar vidas, ampliar el acceso a la movilidad y conseguir que la conducción sea más segura, interesante y práctica”, explica el Dr. Gill Pratt, Consejero Delegado del TRI, quien añade: “Nuestros equipos de investigación también han ido desarrollando sistemas de Inteligencia Artificial (AI) que hagan posible el desarrollo posterior de robots para asistir a las personas en sus hogares”.

Toyota ha publicado un libro blanco en el que se expone su filosofía, aquella que da forma a su visión tecnológica, sus programas de investigación actuales y los productos planificados a corto plazo. En este libro se puede ver el potencial, que Toyota ve, para incrementar la seguridad. Y lograr una sociedad en la que la movilidad sea segura, práctica, agradable y accesible a todo el mundo.

Batería de sensores y herramientas de adquisición de datos en la nueva plataforma de investigación.
Batería de sensores y herramientas de adquisición de datos en la nueva plataforma de investigación.
Ampliar

La firma nipona espera que este libro ayude a todos aquellos que estén interesados en entender su enfoque y dé a conocer los problemas que existen con la conducción automatizada, como pueden ser la aceptación social y el desarrollo de infraestructuras.

En el Libro blanco se resumen las funciones “Guardian” y “Chofer” que se utilizan como guía de la investigación acerca de la conducción autónoma de Toyota con su prototipo Mobility Teammate, la materialización de Toyota de su convicción de que las interacciones entre los conductores y los vehículos deben reflejar la existente entre amigos íntimos. Desde aquí es posible acceder al libro blanco de Toyota.

“Los vehículos con tecnología de conducción automatizada aportarán muchos beneficios a la sociedad, pero una de las principales prioridades para Toyota es ayudar a mejorar la seguridad del tráfico”, declara Kiyotaka Ise, Jefe de Tecnologías de Seguridad y alto directivo de Toyota Motor Corporation (TMC). “Si nuestras tecnologías de seguridad anticipan las acciones de los seres humanos e interactúan con ellos y con el entorno de tráfico, nos acercaremos a la consecución de un futuro sin heridos ni muertos por accidentes de tráfico”, recuerda Ise.

En busca del vehículo autónomo

Plataforma de investigación durante los ensayos.
Plataforma de investigación durante los ensayos.
Ampliar

Este mismo año fue presentado el nuevo vehículo de pruebas para la conducción automatizada de Toyota. El TRI lo ha ido actualizando con rapidez, su tecnología ha pasado de una plataforma 2.0 a una 2.1.

Al mismo tiempo, el TRI ha logrado importantes avances en lo referido a modelos informáticos de percepción de aprendizaje profundo, estos sistemas permiten que los vehículos automatizados puedan captar con mayor precisión el entorno que los rodea, detectar objetos y calcular la mejor predicción de la ruta más segura.

Las nuevas estructuras informáticas creadas por Toyota son más rápidas, eficientes y más precisas. No sólo puede detectar objetos, sino que tiene capacidades predictivas acerca de otros datos y elementos de la vía, como señales de tráfico, verticales y horizontales. Esto servirá para promover el desarrollo de mapas, uno de los componentes clave en la conducción automatizada.

La plataforma 2.1 amplía el número de proveedores del TRI. La nueva plataforma incorpora un nuevo sistema LIDAR de alta sensibilidad. El LIDAR permite crear una nube de puntos con la que se detectan objetos en tres dimensiones y proporciona un campo de visión configurable de forma dinámica, es decir, los puntos de detección pueden concentrase donde más necesarios sean. Este sistema se combina con los prexistentes para completar una cobertura de 360 grados.

Pantalla multimedia donde se muestran los puntos de detección del LIDAR.
Pantalla multimedia donde se muestran los puntos de detección del LIDAR.
Ampliar

El vehículo de pruebas cuenta con un segundo “puesto de mando”, montado en el asiento del pasajero delantero, compuesto por un volante completamente operativo con transmisión por cable y pedales. Esta es la forma que tiene el equipo de investigación para ensayar transferencias de control entre el conductor humano y el vehículo cuando se plantean escenarios complejos. Otra de sus funciones es la ayuda al desarrollo de algoritmos de aprendizaje automático para que la máquina adquiera conocimientos de los conductores humanos expertos y ofrezca asesoramiento a los conductores novatos.

El TRI ha diseñado una interfaz de usuario común entre todas las pantallas que permite mostrar los diferentes estados de autonomía del vehículo, se compone de indicadores luminosos y un leguaje tonal vinculado a las funciones “Guardián” y “Chófer”. Además se experimenta con diferentes niveles de conciencia de la situación por parte del conductor, se muestra la nube de puntos que representa aquello que “ve” el vehículo a través de una pantalla multimedia.

Ambos puestos de conducción de la plataforma de investigación.
Ambos puestos de conducción de la plataforma de investigación.
Ampliar

La nueva plataforma incorpora profundos avances en software y hardware con los que se convierte en una herramienta de investigación perfecta para poner a prueba el doble enfoque de los vehículos autónomos con sus funciones “Guardián” y “Chófer”, contando con un mismo grupo de tecnologías. El modo “Guardián” mantiene el control del vehículo en manos humanas y el sistema funciona en paralelo, analiza el entorno y determina qué situaciones pueden ser de riesgo e interviene para proteger a los ocupantes si es preciso al detectar una posible colisión. El modo “Chófer” es la versión más avanzada de conducción autónoma de Toyota, hablamos de un nivel 4/5 SAE, en que todos los ocupantes del vehículo son pasajeros. Ambas posibilidades se basan en el mismo conjunto de tecnologías, sensores y cámaras.

La plataforma de investigación incorpora la posibilidad de que el modo “Guardián” detecte si el conductor se duerme o está distraído interviniendo si no reacciona en las curvas. El sistema emitirá un aviso acústico y después intervendrá en los frenos y la dirección para mantenerse dentro de su carril. En los circuitos de pruebas ha demostrado ser capaz de conducir de forma autónoma una ruta cerrada, sortear obstáculos de la vía y cambiar de carril de forma segura.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba