Noticia

Este es el tipo de carreteras donde corremos más con el coche

Ampliar

04 de junio, 2021

Las carreteras convencionales acumulan el mayor porcentaje de sanciones por excesos de velocidad, según datos de la DGT.

Durante las pasadas semanas, la Dirección General de Tráfico (DGT) puso en marcha una campaña especial de control y vigilancia de la velocidad en las carreteras españolas.

Los resultados han sido una sorpresa para muchos, pues donde nos gusta más acelerar por encima de la velocidad legal no son las autovías o autopistas, sino las carreteras convencionales, lugares en los que las autoridades detectaron más infracciones por este motivo.

27.687 conductores multados por exceso de velocidad

En estas carreteras, casi el 6 por ciento de los vehículos fueron denunciados por excesos de velocidad, un porcentaje que supera al obtenido en las carreteras de alta capacidad, es decir autovías y autopistas, en las que “únicamente”, fueron detectados un 4,7 por ciento de vehículos que circulaban a una velocidad mayor de la permitida.

En estas vías, la velocidad media a la que viajaban los conductores denunciados fue de 119 km/h, 29 km por encima del límite genérico permitido en estas carreteras.

En términos generales, según informa la DGT, fueron 27.687 los conductores detectados que circulaban a una velocidad superior a la legal dentro de la campaña en la que la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil tenía 2.121 puntos de control de velocidad y supervisó el comportamiento de 530.595 vehículos.

El 42% de estos infractores, un total de 11.650, recibieron la notificación de la denuncia en el momento, tras ser parados e informados por los agentes. También según señala la DGT, ocho de los conductores denunciados incurrieron en un delito contra la seguridad vial y fueron puestos a disposición judicial por exceder en más de 80 km la velocidad permitida en la vía.

 Los coches más grandes podrían pagar más por aparcar en las ciudades

Esto, según el artículo 379 del Código Penal, “será castigado con la pena de prisión de tres a seis meses o a la de multa de seis a doce meses o trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días, y, en cualquier caso, a la de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años”

Hay que recordar que la Ley de Seguridad Vial y el Reglamento General de la Circulación fijan la normativa aplicable a los límites genéricos y específicos de velocidad, velocidad en adelantamiento y distancias entre vehículos. El incumplimiento de estas normas está considerado como infracción grave o muy grave, por lo que se sanciona con multas de 100 a 600 euros y la retirada de puntos del permiso de conducir en función del exceso detectado.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche