Tesla y la conducción autónoma

Tesla y la conducción autónoma

20 mayo, 2016

Jon McNeill, director global de ventas y servicios de Tesla, ha explicado los avances de la compañía en conducción autónoma y seguridad en una ponencia en el ‘Best of Belron’ de Carglass celebrado en Lisboa.

La firma americana, conocida por la fabricación de exclusivos coches eléctricos, ha explicado, por boca de su director global de ventas, Jon McNeill, que el Tesla Model S ya ofrece una verdadera conducción autónoma que funciona perfectamente en autopistas. Gracias a los sensores, cámaras y GPS que monta el propio coche, un Model S es capaz de tomar curvas, cambiar de carril, frenar, adecuar la velocidad y estacionar de forma autónoma. “Nuestros coches hacen cada día las mismas millas que el coche autónomo de Google ha completado en 10 años”, ha comentado.

Todos los automóviles Testa están monitorizados y envían información a la marca. “Gracias a todos esos datos llegaremos a la conducción autónoma absoluta en muy poco tiempo”, ha declarado.

Además, ha asegurado que “con la conducción autónoma las posibilidades de sufrir un accidente se reducen en un 50%”. “Nuestro objetivo es que la tasa de accidentes se reduzca al nivel de la industria aeronáutica”, lo que, según el directivo, tendrá un impacto directo en las víctimas mortales provocadas por accidentes de tráfico, y también afectará a la industria de reparación de automóviles, que “va a cambiar radicalmente en muy pocos años”.

Asimismo, McNeill ha querido presumir de la seguridad que ofrecen los vehículos de Tesla. En este sentido, ha afirmado que “las posibilidades de perder la vida en un accidente en un Tesla S es la mitad que en cualquier otro automóvil”. Según la compañía, gracias a la rigidez de las baterías y a no tener que emplear un voluminoso y pesado motor de combustión,  se puede diseñar un automóvil que protege de un modo más eficaz a los ocupantes.

Durante su intervención, el responsable de Tesla ha indicado que “por cada coche eléctrico que vendemos, sacamos uno de combustión del mercado. Y eso nos beneficia a todos: por el calentamiento global y porque, solo en Estados Unidos, mueren cada año 50.000 personas por cáncer de pulmón relacionados con las emisiones contaminantes”. Los coches de Tesla ya han recorrido más de 3.400 millones de kilómetros, evitando que se hayan consumido más de 150 millones de litros de combustible.

Finalmente, reafirmo la visión de un futuro en el que transporte sea sostenible y los coches no “parezcan un carrito de golf”.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba