Tesla quiere acortar los plazos de producción de su Model 3

Tesla quiere acortar los plazos de producción de su Model 3

La compañía de Elon Musk quiere tener listo su nuevo vehículo para 2018, dos años antes de lo previsto. Esto ha causado excepticismo entre los expertos de la automoción, que ven complicado este hecho.

Tesla adelanta sus planes de futuro con el anuncio de la producción en masa de su Tesla Model 3 para 2018, dos años antes de lo previsto. Esto, según los proveedores y los consultores de la industria, será difícil de lograr y potencialmente costoso, ya que los pedidos han sido muy superiores a lo que decían las previsiones.

Tesla ya tiene 373.000 pedidos de su vehículo de bajo coste y empezarán a entregarse a finales de 2017. Con los modelos S y X también ha habido un exceso de demanda y por ello, la firma norteamericana deberá aumentar su producción.

Elon Musk, CEO de Tesla, reconoce que el objetivo es poco realista, pero que la agresividad de esta campaña es necesaria para conseguir los objetivos de producción. “Aunque tengamos el 99% de las piezas para producir el coche de cara al 1 de julio, sin ese 1% no podremos fabricar nada”, reconoció el directivo.

Además, Musk aseguró que abandonarán a los proveedores en caso de no cumplir los objetivos y que Tesla pretende producir más piezas por sí mismos que otras marcas. “Es muy importante poder producir cualquier componente porque eso aliviará los riesgos con los proveedores”, dijo a los analistas. Esto, según algunos expertos, puede aumentar los costes de producción.

El escepticismo ahora reina entre los expertos de la automoción en Estados Unidos, ya que las únicas fábricas que consiguen fabricar 500.000 vehículos en un año son compañías muy fuertes, con muchos años de experiencia. De hecho, tanto el Tesla Model X como el Tesla Model S han sufrido retrasos de entrega con objetivos productivos mucho menos ambiciosos.

Además, pese a que los clientes ya han podido reservar sus nuevos Tesla Model 3, el coche no se ha terminado de diseñar. Eso ocurrirá en junio, a 13 meses del comienzo de la producción. Que el vehículo ‘low-cost’ tenga entre 6.000 y 7.000 componentes únicos también puede suponer un problema.

Más problemas: la fábrica de baterías en Nevada aún no está terminada y según las previsiones, la marca de Elon Musk debe contratar y formar a 1.000 empleados para ocupar puestos aún no creados en sus fábricas. Por tanto, si Tesla pretende cumplir sus objetivos, deberá solventar multitud de problemas primero.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba