Noticia

Tesla presionó al Reino Unido para que subiera los impuestos para la gasolina y el diésel

2 fotos

Ampliar

11 de abril, 2021

Tesla presionó al gobierno británico para subir los impuestos a los coches de combustión y con ello aumentar las ayudas a los eléctricos.

Hacer lobby es presionar a un gobierno o una empresa, especialmente en lo relativo a las decisiones políticas y económicas. Y eso es precisamente lo que ha hecho, según el diario The Guardian, Tesla sobre el ejecutivo británico.

La intención de la compañía que creó y dirige Elon Musk era que el gobierno británico, que lidera Boris Johnson, subiera los impuestos a los coches de gasolina y diésel con el fin de financiar mayores subvenciones para los vehículos eléctricos y que, al mismo tiempo, prohibiera los automóviles híbridos.

Impuestos al combustible y a la compra de coches de combustión

Tesla Model S

1 fotos

Ampliar

La compañía californiana, según el rotativo británico, exigió una subida de los impuestos sobre los carburantes y un gravamen sobre la compra de coches de gasolina y diésel para financiar subvenciones y exenciones fiscales, como la exención del IVA para los coches con batería.

«Apoyar la adopción de vehículos de cero emisiones mediante mecanismos que hagan que los nuevos coches de combustible fósil paguen por el daño que causan es totalmente razonable y lógico», escribió Tesla en una documento presentado en julio del año pasado al gobierno británico. «El resultado puede ser un sistema neutral en cuanto a ingresos para el gobierno».

En el Reino Unido, el ejecutivo lleva 11 años congelando el impuesto sobre los carburantes, lo que ha supuesto que las arcas  públicas hayan dejado de ingresa en torno a 50.000 millones de libras (más de 57.000 millones de euros). Esta medida, imitada en muchos países europeos se debe al temor de los gobernantes de perder el apoyo del electorado y evitar posibles protestas, como las que se produjeron en Francia por este mismo asunto.

Tesla también abogaba en los documentos filtrados por una prohibición total de todos los coches de gasolina y diésel, incluyendo una prohibición de los híbridos para 2032.

 La oculta (y polémica) confesión de Tesla: uno de sus elementos clave solo dura 6 años

Tesla también defendió que los fabricantes de automóviles deberían estar obligados a vender una determinada proporción de vehículos de emisiones cero, una medida similar al del estado de California, donde la empresa tiene su sede.

Otras propuestas incluían pagar subvenciones a los conductores para que sustituyeran los vehículos contaminantes más antiguos, exenciones fiscales para los usuarios de coches corporativos y una «promesa de carga» según la cual el gobierno instalaría cargadores en cualquier calle del Reino Unido que lo solicitara.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche