Noticia

VÍDEO| Confía en el Autopilot de su Tesla Model 3 y éste le juega una mala pasada

Ampliar

04 de junio, 2020

Un cúmulo de despropósitos propició que el conductor de este Tesla Model 3 quizá no vuelva a confiar nunca en los sistemas de asistencia a la conducción.

Aunque muchos lo vean ya como algo inminente, los sistemas de conducción autónoma todavía tienen mucho que mejorar. Tesla fue uno de los primeros fabricantes en incorporarla a sus modelos, los cuales van viendo cómo su precio se incrementa a medida que van mejorando algunas funciones. Sin embargo, el propietario de este Model 3 quizá se lo piense dos veces antes de volver a confiar en el Auto Pilot.

Te puede interesar:¿Confiamos en un coche autónomo? Casi la mitad no se subiría a uno

Ocurrió en Taiwán y, aunque no suele estar bien comenzar por el final, en este caso es justificado pues por suerte no hay que lamentar víctimas mortales y el propio conductor de la berlina media californiana salió por su propio pie tras el accidente que sufrió. Un siniestro que quizá pudo haberse evitado porque, según informa el medio local CNA, “el conductor habría activado el Auto Pilot y esperaba que el coche se detuviese por sí mismo”.

Como te puedes imaginar, no ocurrió tal cosa y su Model 3 acabó empotrándose contra el camión que había volcado previamente en la calzada y que era visible a varios metros de distancia. Según la policía taiwanesa, el usuario había fijado la velocidad a 110 km/h y pensó que el coche iba a detenerse por sí mismo. Fallo humano y, obviamente, fallo mecánico, porque, aunque la investigación aclare si estaba o no conectado el Auto Pilot, lo que quizá sí tendría que haber entrado en escena era el asistente de frenada de emergencia automático.

En las imágenes se observa cómo el coche frena varios metros antes (sale un ligero humo blanco) pero entendemos que no fue el del asistente, pues este se habría mantenido constante para mitigar al máximo los daños. De hecho, en el momento en el que comienza a frenar, se ve cómo una persona que estaba parada en el carril con la mano levantada (entendemos que el conductor del camión) tiene incluso que apartarse para evitar ser atropellado por la berlina. Para colmo, los agentes también informaron de que los airbag no se llegaron a desplegar.

En conclusión, un cúmulo de despropósitos que, por suerte y como comentábamos al principio de estas líneas, no se saldó con ninguna víctima ni ningún herido.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche