Noticia

Tener coche no es bueno para la dieta

Ampliar

21 de febrero, 2020

Tener coche no es bueno para la dieta. Un reciente estudio en China compara la evolución entre quienes se compraron un automóvil y los que no.

Parecía evidente, pero ahora la ciencia lo demuestra sin género de duda: tener coche no es bueno para nuestra dieta.

Así lo ha dictaminado un estudio realizado en China, en el que se hizo el seguimiento de 180 personas que ganaron la posibilidad de comprar un automóvil en Pekín (por la contaminación el número de licencias se han limitado en la ciudad china a unas 240.000 por año).

Puede que te interese: Cómo comprar el coche perfecto

El estudio descubrió que conseguir un coche tuvo un impacto significativo en la actividad física de las personas. Caminaron menos, montaron menos en bicicleta y usaron menos el transporte público. Al mismo tiempo, los mayores de 50 años de ese grupo de análisis ganaron una cantidad considerable de peso.

Los investigadores compararon los datos de los 180 ganadores con otra cantidad similar de ciudadanos chinos que no lograron el derecho de comprar coche y que habían de servir como grupo de control. «Sabíamos que los ganadores debían ser comparables a los perdedores en todos los atributos que no fueran la propiedad del coche», explica Michael Anderson, autor principal del estudio y economista de la Universidad de California, Berkeley.

El coche, relacionado con la obesidad

De las 937 personas en el muestreo, 180 habían ganado un permiso para comprar un automóvil. De ellos, casi todos, el 91%, de los ganadores de la licencia se compró un coche.

Tras un período de cinco años, descubrieron que aquellos que habían comprado un automóvil habían usado menos el transporte público, una media de tres viajes menos a la semana, y que habían caminado y usado la bicicleta una media de 24 minutos menos por día.

Le toca la lotería y se compra un coche para cada día de la semana

Para las personas menores de 50 años, no se asoció un aumento de peso significativo con la llegada del automóvil a sus vidas, pero para los mayores de esa edad, el aumento de peso fue considerable: un promedio de 10 kilos más. Según Anderson, el aumento de peso está, por supuesto, asociado con el envejecimiento, pero la eliminación de la actividad física puede tener un impacto particularmente grande en estos tramos de edad.

Se estima que la tasa de obesidad de China es de alrededor del 14%, muy por debajo de la de países como Estados Unidos, donde ahora es de casi el 40%, pero ese porcentaje está subiendo rápidamente el país asiático en los últimos años, especialmente en las ciudades.

Según los investigadores, restringir la conducción puede ayudar a contener ese aumento y podría ayudar a revertir la epidemia de obesidad en otros lugares.

«Pocas ciudades sortean la posibilidad de obtener permisos de automóviles, pero muchas directa o indirectamente restringen la propiedad o el uso de vehículos», escriben Anderson y sus colegas. «Nuestros resultados sugieren que estas restricciones podrían conferir considerables beneficios para la salud pública«.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche