Noticia

¿A qué temperatura debemos poner la calefacción en el coche?

Ampliar

18 de octubre, 2020

La asociación de ITVs españolas nos indican cuál es la temperatura ideal del habitáculo para conducir.

Al igual que en el verano el climatizador y el aire acondicionado nos ayudan a sobrellevar las altas temperaturas estivales, cuando llegan el otoño y el invierno, este mismo dispositivo evita que pasemos frío dentro del habitáculo del coche.

La temperatura ideal del climatizador

Pero, ¿a qué temperatura debemos poner la calefacción de nuestro vehículo en las épocas de frío? Pues, según recomienda AECA-ITV, la asociación que engloba a la gran mayoría de entidades de ITV de España, se aconseja que la temperatura del climatizador no baje de los 19 grados, teniendo en cuenta que llevamos ropa de temporada, y que no supere los 22 grados.

Por encima de esa temperatura, se reduce la capacidad de concentración del conductor, al mismo tiempo que aumenta el cansancio. Además, llevar la calefacción demasiado alta favorece la aparición de la somnolencia.

Puede que te interese: Cómo evitar el sueño al conducir de noche

También puede generar problemas a nivel mecánico. Y es que si se utiliza de más la calefacción, tendremos que cambiar antes los filtros al perder la capacidad de atrapar partículas de polvo y aparecer hongos, bacterias y malos olores.

Desde AECA-ITV aconsejan no sustituir la calefacción por el abrigo. Si llevamos el  abrigo puesto, además de proporcionarnos calor en exceso, algo que puede provocarnos somnolencia, fatiga e irritabilidad en determinadas situaciones, limita nuestros movimientos mientras conducimos, con el consiguiente riesgo de accidente.

AECA-ITV además recomienda encender la calefacción del coche una vez que esté en marcha el vehículo, con lo que evitaremos que se pueda generar vaho en los cristales e, incluso, grietas en las lunas.

Cómo mejorar el funcionamiento del climatizador

Otra recomendación es que el aire salga siempre desde abajo, es decir a la altura de los pies, ya que de esta manera, como el aire caliente se mueve de abajo a arriba, se distribuirá mejor por todo el habitáculo. Se desaconseja, a pesar del gustito que da, dirigir el chorro de manera directa a ninguna parte del cuerpo.

Finalmente, aunque su incidencia no es elevada, cuanto más trabaja la calefacción, el consumo es mayor.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche