Súper ordenador de impactos

La herramienta de simulación de impactos más moderna del momento es propiedad de Audi AG y se encuentra en su sede de Ingolstadt.

La herramienta de simulación de impactos más moderna del momento es propiedad de Audi AG y se encuentra en su sede de Ingolstadt.

El ordenador más rápido de la industria del automóvil está ahora en Ingolstadt. Sus simulaciones garantizan mayor seguridad para los vehículos. También acelera los trabajos de simulación, aspecto clave dado el constante crecimiento de la gama Audi.

Cuando Christopher Rhody comienza un crash test todo permanece tranquilo. Los impactos no producen ruido, no hay cristales rotos ni paragolpes retorcidos. Y es que el responsable de Audi para el desarrollo de la protección lateral y de cabeza simula situaciones de choque en un ordenador.

Los nuevos superordenadores permiten estas simulaciones con mayor precisión y realismo. Un cluster -una colección de 608 procesadores- consigue más de 29 teraflops de potencia de procesamiento, lo que corresponde a 29.000 millones de operaciones de computación por segundo. Todo ello lo convierte en el ordenador más rápido en la industria del automóvil y en uno de los 100 más rápidos en el mundo -puesto 81-.
Cuanto más rápido es el ordenador más definitivas y acertadas son las simulaciones de accidente.

Los responsables de desarrollo manejan alrededor de 5.000 simulaciones por semana que van desde golpes frontales a pruebas de componentes especiales para determinar y corregir puntos débiles antes de la fabricación, e incluso antes de que se construyan los primeros prototipos.

Las simulaciones de impacto hacen posible el desarrollo de coches de acuerdo a las actuales condiciones del mercado, en consonancia con los requerimientos de los clientes o las conclusiones propias de Audi a través del Audi Accident Research Unit (AARU), como confirma Bernhard Gallenberger, responsable de planificación del entorno del superordenador Audi: ’el nuevo superordenador ayuda a salvaguardar la calidad de todos los componentes’.

El equipamiento, de reciente adquisición, es también de una gran eficiencia. Los 320 servidores del ordenador HP ProLiant BL460c están montados en ocho estantes de dos metros de alto y, por tanto, necesitan un 30% menos de espacio que los ordenadores normales de simulación de impactos. El eficiente grupo del sistema de refrigeración también utiliza un 30% menos de energía, lo que significa un ahorro impresionante, con un gasto de sólo 86 kw en lugar de los 115 habituales.

Audi AG tenía razones para ampliar su inventario de ordenadores de forma que pudiera seguir con sus retos técnicos a través de su gama de modelos en continuo crecimiento. Sin ampliar las simulaciones de impactos el desarrollo de los vehículos no sería posible durante más tiempo, debido a la complejidad creciente de los coches así como de las actuales regulaciones en las pruebas. La calidad del producto puede mejorar todavía significativamente con el uso de las simulaciones de ordenador.

Un único modelo de vehículo pasa por alrededor de 1.000 simulaciones por semana durante los 48 meses que dura su fase de desarrollo. Antes de que se construya el primer prototipo, el coche virtual ha completado ya más de 100.000 simulaciones de ordenador.

La trascripción informática de todo ello puede llevar desde 30 minutos hasta una semana, dependiendo de la complejidad del accidente. Cuando los responsables de desarrollo dirigen finalmente los crash tests reales, los vehículos han logrado ya unos estándares de seguridad extremadamente altos, gracias al uso de las simulaciones por ordenador.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba