Noticia

«Stop a las distracciones» al volante: causan 650 muertes al año

Ampliar

29 de mayo, 2013

Las distracciones al volante (fumar, chatear con el WhatsApp, manejar el teléfono móvil, hablar con los pasajeros...) son la primera causa de siniestralidad en las carreteras. Están presentes en uno de cada dos accidentes mortales y provocan 650 fallecimientos al año.

La distracción es la primera causa de siniestralidad en España, por encima de la infracción de la norma, la velocidad inadecuada y el cansancio o sueño. En el año 2012, de los 1.010 accidentes mortales ocurridos en carretera, 517 tuvieron como factor concurrente la distracción, lo que representa el 51 %; es decir, en 1 de cada 2 siniestros mortales que se han producido en España ha existido una distracción (hay que tener en cuenta que no hay datos de Cataluña). Además, el tipo de incidente más relacionado con las distracciones son las salidas de vía, seguido del choque por alcance y el atropello.

El RACE, BP y Castrol pretenden disminuir estas cifras a través de la campaña «Stop a las distracciones», resultado de una encuesta que ha sido realizada a 4.473 automovilistas de todas las comunidades autónomas.

¿Con qué se distrae el conductor?

Un 77% reconoce que se distrae con los ocupantes del vehículo y, especialmente, con los niños. De hecho, tres de cuatro conductores que viajan con los pequeños se vuelven o miran por el retrovisor a estos pasajeros del asiento trasero.

Para el 56% de los encuestados, las preocupaciones y el estrés son la principal causa de distracción cuando conduce, un porcentaje similar a los que citan la manipulación de los elementos del vehículo (54%).

Hablar con el móvil es la mayor distracción para el 46% de los entrevistados, mientras que mirar un accidente lo es para el 38%.

¿Qué consejos debemos seguir?

Según los promotores de la campaña, éstos son los consejos que debemos tener en cuanta para no distraernos:

  • Olvidarse del móvil.
  • Dejar fuera del coche las prisas, el nerviosismo, las preocupaciones y el estrés.
  • Planificar y preparar lo que necesitan los niños antes del viaje.
  • No apartar nunca la vista de la carretera.
  • Tener siempre las manos en el volante.

Estos consejos se difundirán a través de medio millón de dípticos, adhesivos para el móvil con la leyenda «Stop distracciones» y 10.000 parasoles, que se distribuirán en las oficinas del RACE, en las estaciones de servicio de BP y en las próximas citas del Mundial de Motociclismo en nuestro país.

Los demás conductores fuman y utilizan el móvil; nosotros, no tanto…

Tomás Santa Cecilia, director de Seguridad Vial del RACE, ha diferenciado entre las distracciones que los conductores reconocen como propias y que ocupan los primeros lugares (escuchar la radio o música, hablar con algún ocupante y pensar en las preocupaciones personales) y las ajenas o las que ven en otros. Entre estas últimas, los primeros puestos los ocupan charlar con algún ocupante, fumar, mirar un accidente y hablar por teléfono.

Con todo ello, los autores del estudio llegan a esta conclusión: «las distracciones que más vemos cometer al resto de conductores y menos reconocemos como propias son fumar y manipular el teléfono móvil: envío de mensajes, uso del WhatsApp o para llamar».

Según el barómetro, los tipos de accidente más relacionados con las distracciones son las salidas de la vía, el choque por alcance y el atropello.

Es en el entorno urbano, cuando se viaja acompañado y en un recorrido conocido cuando los españoles se confían más y se distraen.

Uno de cada diez encuestados reconoce haber sido sancionado por una distracción y cuatro de cada diez -extrapolando al número total de conductores: más de 6,5 millones- asegura que ha sufrido o ha estado a punto de sufrir un accidente por distraerse al volante.

Por zonas geográficas, el estudio señala a los conductores del País Vasco, Cantabria y Castilla y León como los que más admiten haber sufrido un siniestro o haber tenido riesgo de ello, frente a La Rioja, Navarra y Extremadura.

Aunque los españoles saben que usar el móvil sin manos libres, llevar auriculares o manipular el navegador están sancionados, la mayoría no conoce el importe de esa multa, que conlleva 200 euros y la retirada de 3 puntos del carné.

Santa Cecilia ha descartado, en este sentido, un incremento de las sanciones por este tipo de infracción y ha considerado que la educación y la concienciación pueden ser suficientes para reducir este tipo de prácticas. De todos modos, ha advertido que las nuevas tecnologías generarán un riesgo añadido y ha pedido que se incluya en los temarios de las autoescuelas «el manejo de las tecnologías seguras en el automóvil».

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche