Noticia

¿Son tan ecológicos los coches como dicen las marcas?

2 fotos

Ampliar

12 de febrero, 2013

Un estudio elaborado por la Comisión Europea ha comprobado que los fabricantes de coches se sirven de diversas técnicas en las pruebas de coches para lograr unas emisiones de dióxido de carbono menores de las reales.

Si algo tienen en común la mayoría de automóviles fabricados en la actualidad es su reducido nivel de emisiones en comparación con las generaciones anteriores. Sin embargo, un informe reciente de la Comisión Europea pretende demostrar que las marcas de coches europeas se sirven de numerosas estratagemas para lograr que el dato de eficiencia de un modelo trasladado al público sea mejor de lo que en realidad es.

La UE ve en peligro los objetivos de emisiones marcados.

2 fotos

Ampliar

El informe señala que las simulaciones empleadas para probar los coches nuevos nunca reflejan a la perfección las emisiones auténticas. Pequeñas trampas como usar neumáticos con una tracción extra o conducir sobre una superficie lisa poco fiel a la realidad podrían representar aproximadamente un tercio de la caída de emisiones de dióxido de carbono registrada en toda la Unión Europea entre 2002 y 2010. De esta forma, se ha comprobado que los coches son bastante más contaminantes de lo que sus fabricantes dicen.

La media de emisiones de CO2 en la Unión Europea en 2002 era de 167,2 g/km, mientras que en 2010 se redujo a 140,4 g/km, según cifras del informe, lo que significa una reducción media total en todos los coches nuevos de la UE de 26,8 g/km. El estudio no duda en atribuir un 9,1 g/km, casi un tercio de esa reducción, a la forma en que están realizadas las pruebas, en lugar de a la mejora tecnológica.

«Los consumidores deberían estar indignados, puesto que se juega con su dinero», han señalado desde la UE. «Actuaciones como éstas beneficiaban a los fabricantes, perjudican a los usuarios y ponen en dificultades los objetivos medioambientales de la Unión Europea», concluyen.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

  • Rubén Fidalgo

    A ver cuando hacen una homologación de consumos real y no tan variable, en la que el Start & Stop es una baza sencilla para conseguir ahorros que no verá el cliente real… lo mismo que con los híbridos.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche