Noticia

Sólo en España se habla de prohibir los coches de combustión

Ampliar

24 de enero, 2019

La patronal de fabricantes lanza un comunicado en el que advierte a la sociedad de que ningún país europeo ha aprobado una sola ley que contemple prohibir las ventas de coches con motor de combustión como se habla en España.

La patronal española de fabricantes, Anfac, ha lanzado un comunicado en el que asegura que ningún otro país del entorno de España ha aprobado veto alguno en referencia a la propuesta del Gobierno socialista de prohibir la venta de vehículos con motor de combustión a partir de 2040 o su circulación desde 2050. Asimismo, tampoco nadie ha hecho algo parecido en lo que respecta al planteamiento de Baleares, de adelantarlo a 2025 para los diésel y a 2035 para el resto de modelos de combustión.

Reacciones del sector al posible (pero improbable) fin de los motores de combustión

«Aunque sus promotores argumentan que estos objetivos se alinean con la línea más prudente de los países europeos, que están aprobando incluso plazos más cortos para esta prohibición, ningún ordenamiento jurídico de nuestro entorno ha aprobado una limitación similar en ninguna norma con rango de ley o vinculante», subraya Anfac en su documento.

La asociación ha indicado que las distintas iniciativas orientadas en nuestro país a vetar la matriculación y/o circulación de vehículos con emisiones directas de CO2, como la futura Ley de Cambio Climático de Baleares, dibujan un panorama para el sector de la automoción inédito en Europa. No obstante, Anfac recuerda, tal y como recoge Europa Press, que varios países han anunciado medidas para la descarbonización del parque automovilístico, aunque destaca que el fondo y la forma difieren bastante del carácter prohibicionista que se pretende implantar en España.

En este sentido, la patronal señala que pocos países han tomado verdaderamente medidas legislativas respecto a programas de incentivos o a la finalización de las ventas de vehículos de combustión interna. En todos los casos, la acción legislativa aprobada no es vinculante, sino que las restricciones se articulan a través de documentos estratégicos que señalan objetivos. Anfac reconoce que en varios países europeos sí se han establecido zonas de bajas emisiones en diferentes entornos urbanos en las que está prohibida la circulación de vehículos diésel y de gasolina, pero no se ha llegado hasta el extremo propuesto en territorio nacional.

La descarbonización del transporte no puede realizarse tan rápido

«Las medidas de restricción vienen acompañadas de abultados presupuestos orientados a la descarbonización del transporte desde distintos puntos de vista: desde ayudas directas a la renovación del parque o a la adquisición de vehículos de cero emisiones, hasta impulsos a la instalación de infraestructuras, mejora de la movilidad ciudadana o apoyo a las inversiones industriales», declara la organización.

En esta línea, se destaca que los fabricantes comparten plenamente el objetivo de descarbonización del parque y están haciendo esfuerzos multimillonarios para ampliar sus flotas de vehículos de cero y bajas emisiones. Sin embargo, tal y como advierte Anfac, no se pueden adoptar medidas basadas en el prohibicionismo y contrarias al principio de neutralidad tecnológica, algo que refrenda Europa con sus medidas. En cualquier caso, como se ha repetido en algún caso, la transición hacia una movilidad más sostenible ha de llevarse a cabo de un modo concreto pero sosegado y organizado.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche