Sistemas de aparcamiento automático

Se cuentan con los dedos de una mano los coches que ya pueden hacerlo, pero cada día hay más modelos que aparcan solos. Se sirven de sistemas automáticos que controlan la dirección y de sensores que miden la distancia; aunque el conductor sigue siendo necesario.

Se cuentan con los dedos de una mano los coches que ya pueden hacerlo, pero cada día hay más modelos que aparcan solos. Se sirven de sistemas automáticos que controlan la dirección y de sensores que miden la distancia; aunque el conductor sigue siendo necesario.

Más información en Hoymotor, número 1278


Volkswagen equipa de serie en sus Touran Traveller y Highline el Park Assist, un sistema con un sobreprecio de 685 euros en el acabado Edition que permite al conductor aparcar en línea sin tocar el volante.


«Mi padre tiene poderes», afirmaba un joven estudiante en el último anuncio del Touran, y de verdad que el dispositivo parece mágico, aunque no debe hablarse de «aparcamiento automático» sino de «asistente», pues el conductor conserva el protagonismo. Por ejemplo, para buscar hueco hay que circular despacio –hasta 35 km/h– e indicar, mediante la palanca de intermitentes, en qué lado estamos interesados.


Un display informa sobre la presencia de una plaza apropiada –de 5,8 metros de longitud, como mínimo– e indica hasta qué punto debemos retroceder para iniciar el proceso. Pero conviene poner el coche lo más paralelo posible y separado entre 0,5 y 1,5 metros de los aparcados para que la maniobra se complete. Además, disponemos de tres minutos desde que engranamos la marcha atrás y debemos dosificar acelerador y freno. Los resultados, sin embargo, no son siempre óptimos, pues influye la posición de los coches contiguos o la forma de la acera.


A la iniciativa de Volkswagen o Toyota se sumará muy pronto Mercedes-Benz –Clases A y B– o Lancia, con su nuevo Delta.


Al garaje, pero sin conductor


Los ingenieros de BMW trabajan en un sistema automático capaz de aparcar el coche o guiarlo para salir de un garaje, ya que en la firma bávara son conscientes de que el tamaño de los automóviles es cada vez mayor, lo que dificulta los movimientos del conductor en lugares estrechos para salir del vehículo o entrar en él.


El sistema, además, evitaría los roces y golpes de las puertas con las paredes o con otros coches estacionados. Los trabajos de desarrollo se realizan con un Serie 7, provisto de una cámara de vídeo junto al retrovisor interior que controla la parte delantera del coche. En el centro de la pared del fondo hay instalado un reflector que permite al sensor del coche determinar la distancia y orientación del vehículo, y ordenar al motor y la dirección las maniobras oportunas, siempre bajo la vigilancia del control de distancia PDC.


Toyota Prius, el primero y el más polivalente


El híbrido más popular, el Prius, se convirtió en 2006 en el primer coche con sistema «aparcacoches ». Una cámara trasera permite vigilar las operaciones.


En línea… y en batería


A diferencia de los asistentes de aparcamiento de Volkswagen o Mercedes-Benz, el de Toyota, usado también por Lexus, no sólo es capaz de estacionar en línea, sino que lo hace también en batería.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba