¿Menos de 1.000 km al mes? No te interesa tener coche

¿Menos de 1.000 km al mes? No te interesa tener coche

Según datos del Instituto Nacional de Estadística en su Encuesta de Presupuestos Familiares (EPF), tras la vivienda, los gastos del coche consumen un 18% del presupuesto de un hogar medio. Esta cifra puede disminuir con las opciones de movilidad alternativa existentes hoy en día.

“Tener coche propio cuesta entre 5.000 y 7.000 euros al año entre gasolina, aparcamiento, mantenimiento, seguro, depreciación, limpieza e impuestos de circulación”, asegura Ian Paterson, socio fundador de Respiro, compañía especializada en “car sharing” o coche multiusuario.

De media, un automóvil permanece aparcado el 97% de su vida útil, por lo que el vehículo privado supone una fuente constante de gastos. Para hacer frente a esta situación  surgen fórmulas de movilidad como el “car sharing” o coche compartido. Se trata de una modalidad que supone un ahorro de hasta 5.000 euros anuales y que cuenta con distintas variantes, como el “ride sharing” (gastos compartidos entre conductor y pasajeros) o el alquiler a largo plazo (“renting”, una opción con gastos fijos). El “car sharing” ofrece acceso a un automóvil de bajas emisiones mediante una tarjeta inteligente, con pago sólo por las horas de uso. Está, por tanto, orientado a conductores que no llegan a completar en su vehículo propio los citados 1.000 kilómetros al mes..

Para el responsable de Respiro, “el objetivo es mantener el acceso inmediato a un coche muy cerca de ti y eliminar todos los inconvenientes, como  el gran desembolso inicial de la compra, más los costes y pérdidas de tiempo que conllevan garaje, gasolina, seguro, mantenimiento, limpieza, impuestos, etcétera”.

Una de las ventajas de este servicio es, además del ahorro, la transparencia de precios, ya que en contraste con el coche de alquiler tradicional, en el que es muy difícil saber lo que se va a pagar, en el coche multiusuario está todo incluido. Por ello, en Madrid, ya son más de 500 empresas y  3.000 particulares los que han cambiado al “car sharing“.

Los estudios demuestran que esta práctica conlleva un uso más racional del vehículo, con lo que desaparecen de la circulación más de 15 automóviles privados, lo que a su vez supone una reducción de emisiones del 76%.

Ride Sharing

El “ride sharing” es una modalidad que consiste en el acuerdo entre varias personas para compartir ruta y gastos del viaje, lo que puede permitir ahorros de hasta el 75% de los importes de desplazamiento, mientras que los pasajeros pueden acceder a ofertas muy competitivas para todo tipo de trayectos, como los desplazamientos diarios o en fin de semana.

Viajar en coche compartido permite ahorrar en gastos más de 2.000 euros al año para un trayecto diario de 20 kilómetros entre la residencia y el trabajo”, precisa Vincent Rosso, country manager de BlaBlaCar en España y Portugal, red social para compartir coche.

Alquiler a largo plazo, otra opción

El coche de “renting” queda como una opción de alquiler a largo plazo, a cambio de una cuota mensual, que da derecho al uso de un vehículo durante el plazo establecido. Incluye servicios(seguro, reparaciones, pago de impuestos, coche de sustitución…). La ventaja principal reside en disfrutar del automóvil sin realizar un desembolso importante al principio, por lo que el “renting” proporciona mayor liquidez y permite descuentos en la compra del vehículo que no se conseguirían para un cliente particular con el método de compra tradicional.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba