Noticia

Seguimos usando el coche, aunque tardemos más (y eso no gusta a la UE)

Ampliar

12 de marzo, 2020

La UE afirma que los viajeros europeos siguen prefiriendo usar su coche al transporte público, a pesar de sufrir tiempos de desplazamiento más largos.

Quizás seamos más comodones o quizás nos guste sufrir. Esa es la principal conclusión de un estudio del Tribunal de Cuentas de la Unión Europea que afirma que los viajeros europeos siguen prefiriendo usar su coche a utilizar el transporte público, a pesar de sufrir tiempos de desplazamiento más largos.

Han pasado seis años desde que la Unión Europea anunciara un viraje escalonado hacia el transporte urbano y proporcionara más 14.000 millones de euros de financiación para ayudar a los estados miembros a esa transición. Parece que nada ha cambiado, así lo sostiene el Tribunal de Cuentas Europeo, que acaba de remarcar que no ha encontrado ninguna tendencia significativa a favor del uso del transporte público o de la bicicleta.

Puede que te interese: ¡¿Cómo?! Los coches nuevos emiten más CO2 que los antiguos

En su informe “Movilidad Urbana Sostenible en la UE”, deja clara la predilección del europeo por su automóvil privado: «Persuadir a los ciudadanos para que dejen la comodidad de sus coches para otras formas de transporte es a menudo un desafío. Aunque las ciudades han puesto en marcha una serie de iniciativas para ampliar la calidad y la cantidad del transporte público, no ha habido una reducción significativa en el uso del automóvil privado«.

Los datos han sido obtenidos tras  visitar ocho ciudades de Alemania, España, Polonia e Italia, realizar encuestas en otras 88 y evaluar 15 proyectos apoyados por la UE. ¿La conclusión? Se necesita un mayor liderazgo político.

Los atascos, un gran coste para la UE

Y es que, según señalan los autores en el informe, se cogió el dinero de la Unión Europea, pero había una «aceptación limitada» de las directrices de la comisión europea sobre cómo gastarlo. El dinero se ha desperdiciado en proyectos desafortunados, mientras que los planes para determinadas ciudades a menudo carecen de coherencia.

Cuáles son las ciudades con más atascos de España y del mundo

En general, pocas ciudades han establecido cobro por contaminación, hay una falta de compromiso con la construcción de carriles bici, y se encontró que los sistemas de transporte público estaban bajo presión financiera, con costes cubiertos en cierta medida mediante el cobro de billetes.

Un representante del Tribunal de Cuentas Europeo ha confirmado que los atascos cuestan a la UE alrededor de 270.000 millones de euros al año y que los fondos proporcionados por Bruselas deberían estar más estrechamente vinculados a los planes de sacar a los coches de las ciudades.

«La congestión también tiene un impacto negativo en el crecimiento económico», dijo el auditor. «Además, el 96% de los ciudadanos de la UE que viven en zonas urbanas están expuestos a niveles de contaminantes atmosféricos perjudiciales para la salud, y el coste medioambiental del transporte se estima en varios cientos de miles de millones de euros al año».

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche