Seat nos enseña cómo sentir un coche

Seat nos enseña cómo sentir un coche

Seat ha iniciado una nueva formación para sus trabajadores de Martorell que consiste en entrenar los sentidos para reconocer cómo han de salir de fábrica los coches nuevos con total garantías de calidad.

Seat ha puesto en marcha una nueva formación para entrenar el tacto, la vista, el oído y el olfato de los empleados que certifican la calidad de sus coches nuevos. Aunque todos estos sentidos son innatos en los humanos, la marca española opta por ejercitarlos para así conseguir unos resultados todavía más precisos. De este modo, buscan que cada unidad que salga ensamblada de la planta de Martorell esté completamente impoluta y no tenga ni el más mínimo fallo en cuanto a ajustes y calidades.

¿Cómo se siente un coche?

Este aprendizaje consiste en ejercicios prácticos como, por ejemplo, los test olfativos. Durante ellos los alumnos tienen que identificar si el olor de la piel o del plástico es el adecuado. También se les pide que identifiquen olores de la vida cotidiana, como el de hierbas aromáticas. En el caso de las pruebas de audición, los trabajadores tienen que detectar posibles sonidos discordantes en un simulador. De cerciorarse que todo lo percibido es lo correcto se encargan alrededor de 260 inspectores. Ellos son los responsables de que los participantes realicen esa cierta introspección que les permita saber si cada pieza del coche está como debe de estar. Para revisar cada modelo se dedican unos ocho minutos y, cuando el paso finaliza (con éxito), se obsequia a la unidad con la “Q” de calidad. El ciclo es el mismo para los 2.300 coches que salen al día.

Este hecho pone de manifiesto que, pese a los avances en tecnología, los empleados humanos siguen y seguirán siendo imprescindibles para la industria de la automoción. Así lo corrobora un maestro de este curso de Seat, Álvaro Niño, quien asegura que los 2.000 robots del taller de Chapistería y las 125 máquinas autónomas de Montaje han de convivir cada día con los 7.000 trabajadores de la fábrica porque el componente humano nunca podrá sustituirse.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba