Noticia

¿Qué te parece convertir un Porsche 356 en un SUV?

29 fotos

Ampliar

25 de febrero, 2019

Con un mercado en el que las novedades que se presentan cada vez son más anodinas y aburridas, no paran de surgir creaciones como ésta que os presentamos aquí: un Porsche 356 actualizado por Emory y transformado en una especie de SUV pero con estilo.

No es nada nuevo que un especialista tome como base un coche clásico y añada elementos modernos para convertirlo en un coche más utilizable a diario, mejorar sus prestaciones o transformarlo en una máquina extravagante. Singer lleva años haciéndolo con mucho éxito sobre los Porsche 911 e incluso el jefe de diseño de Jaguar se hizo su propio coche a medida a partir de un Jaguar Mk2. No debe extrañarnos tanto entonces que alguien haya cogido un Porsche 356 y lo haya convertido en un SUV para uso diario.

Muchos puristas se echarán las manos a la cabeza. La verdad es que a mí también me duele, pero reconozco que estas cosas las soporto mejor cuando el modelo de partida es bastante corriente, en el sentido de que se fabricaron muchas unidades y que no hay nada demasiado especial ni único en ellas. Modificar un escarabajo, un Jaguar Mk2 o un Porsche 911 que se fabricaron por centenas de miles no me parece tanto sacrilegio. Otra cosa es que hubiesen tomado como base para esta obra un 356 Speedster o un Carrera, pero la base es un Porsche 356 C, el menos cotizado de la familia 356, aunque no deja de ser una joya.

Emory, así se llama el responsable de este «Frankenstein», decidió añadir a las redondeadas formas del Porsche 356 C el sistema de tracción total de la primera generación de 911 que equipó dicho sistema. Meter la transmisión de un Porsche 964 Carrera 4 en un 356 no es nada sencillo. El proyecto supuso más de 4 años de trabajo e innumerables horas de simulaciones informáticas hasta dar con la solución.

Cómo meter un Porsche 911 Carrera 4 en un Porsche 356

Emory cortó la plataforma del 964 para ajustarla a la distancia entre ejes del 356.

29 fotos

Ampliar

Para conseguir adaptar una plataforma mecánica de un coche claramente más grande en el cuerpo del compacto Porsche 356, Emory tuvo que cortar el túnel central del 964 Carrera 4 y el árbol de transmisión al eje delantero para que la distancia entre ejes fuese la misma que la del Porsche 356, mucho más corta.  Hecho esto, los ejes coincidían en la posición de los pasos de rueda de la carrocería del 356, pero seguían sin caber en ella las ruedas traseras y parte de la mecánica, de modo que se modificó el hueco motor y la zaga hasta dejar espacio suficiente.

El resultado es francamente bueno y apenas se nota nada raro en el aspecto de este Emory Porsche 356 C4S, así se llama la criatura. Bajo la apariencia estética de un coqueto Porsche 356 C al que sólo parece que se le hubiesen quitado los paragolpes y algunos adornos cromados, uno se encuentra con un coche de tracción total, con suspensiones mejoradas y un motor Emory-Rothsport Outlaw que conserva la disposición de 4 cilindros bóxer del Porsche 356 C, pero que es lo único en lo que se parece al original.

El motor instalado en este aparato se asemeja mucho más al de un 964 con cárter seco al que se le hubiesen quitado dos cilindros que al motor original de este clásico de Porsche.

Para soportar los esfuerzos mayores a los que se somete este chasis (lleva un motor con el triple de potencia que el original, tracción total, frenos gordos, suspensiones…), se han eliminado los transportines traseros y se ha elaborado una jaula de refuerzo que optimiza la rigidez torsional y sirve como barra antivuelco.

Emory Porsche 356 C4S: muy cool

En el interior se ha integrado muy bien la plataforma del 964 Carrera 4.

29 fotos

Ampliar

En el habitáculo parece que no hay demasiadas diferencias respecto al 356 C original. Se ha conservado la plancha de a bordo y los asientos recuerdan bastante a las formas de los baquets de la época. Sólo el volante deportivo de 3 radios y los pedales de aluminio dan alguna pista de que hay algo especial en este coche.

Estéticamente se ha huido de diseños demasiado exagerados y todo es bastante discreto, desde su color gris o las llantas pintadas en negro hasta la ausencia de adornos.

Como el capó delantero está completamente ocupado por un depósito de combustible de mayores dimensiones con toma rápida de repostaje inspirada en la de los Porsche 550, han fabricado una baca tubular de titanio a medida para las redondeadas formas del techo de esta especie de cucaracha con ruedas.

No cabe duda de que el resultado de todas estas modificaciones tienen mucho encanto.

Ver información de los modelos

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche