¿Cómo sé que mi aire acondicionado no funciona bien?

¿Cómo sé que mi aire acondicionado no funciona bien?

17 agosto, 2016

Son varios los indicadores que pueden darnos la pista de que nuestro aire acondicionado no funciona correctamente o de que el mantenimiento no ha sido correcto. Aquí te los describimos:

  • Refrigeración insuficiente. 
Aunque bajemos la temperatura, el aire acondicionado no enfría.
  • Mayor consumo de combustible. Viene provocado por el hecho de que el 
compresor se ponga en marcha muy a menudo y durante más tiempo.
  • Generación de ruidos. Los ruidos que solo se perciben al encender el aire 
acondicionado suelen estar provocados por el compresor, por un ventilador del habitáculo deteriorado u obstruido o por problemas con los elementos de regulación del aire del climatizador.
  • Se empañan los cristales. Se debe, por regla general, a que el filtro del habitáculo está sucio, lo que provoca una disminución drástica del flujo de aire dentro del habitáculo o, en el peor de los casos, a un fallo total del climatizador.
  • Formación de malos olores. Entre los problemas que pueden surgir, el olor a moho viene provocado por las bacterias o los hongos que han crecido en el evaporador debido a la acumulación de suciedad (polvo, etc.). También puede deberse a un filtro del habitáculo excesivamente viejo. 
Para evitar daños consiguientes, el aire acondicionado deberá ser examinado inmediatamente por un taller especializado.

¿Cómo saco provecho al aire acondicionado en verano?

  • En los días más soleados, el vehículo debería aparcarse en la sombra si es posible. 
De lo contrario, la temperatura del habitáculo podría alcanzar los 60 °C.
  • Para eliminar la acumulación de calor en el vehículo, deberán abrirse las puertas durante un breve tiempo antes de subir al vehículo.
  • Para poder garantizar una rápida refrigeración, se recomienda encender a potencia máxima el aire acondicionado y el ventilador del habitáculo. Si se pone en marcha el aire circulante, se acelera el proceso de refrigeración.
  • El hecho de abrir las ventanas o el techo solar durante los primeros minutos de conducción produce un rápido intercambio de aire, lo que conlleva que el habitáculo se enfríe más deprisa.
  • Por razones de salud, la temperatura del habitáculo no debería bajar de los 22°C.
  • Además, el aire acondicionado debe usarse en otras épocas del año y no solo en verano. Encenderlo una vez a la semana durante unos minutos, también en invierno, asegura su correcto funcionamiento.

 

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba