Noticia

Sanciones más duras en Francia por telefonear al volante o detectar radares

Ampliar

04 de enero, 2012

El Gobierno francés ha publicado un decreto que endurece las sanciones contra algunas infracciones de tráfico como telefonear al volante o llevar aparatos para la detección de radares.

El decreto, que entra en vigor el jueves, fija una sanción de 135 euros (35 hasta ahora) por utilizar el teléfono cuando se conduce, además de la retirada de tres puntos del carné (dos puntos menos, anteriormente). No obstante, seguirá estando permitido hablar por teléfono si se utiliza un dispositivo manos libres.

Una de las modificaciones más significativas es la imposición de una multa de 1.500 euros y la resta de seis puntos del permiso de conducir por el transporte o la utilización de dispositivos para localizar radares. Además, los agentes de tráfico se incautarán de esos aparatos.

Para seguir vendiéndolos, los fabricantes tendrán que transformarlos en los denominados «asistentes de ayuda a la conducción» que se limitarán a señalar zonas consideradas peligrosas, susceptibles de tener instaladas radares fijos.

Precisamente, estos dispositivos estarán indicados con carteles en las carreteras; progresivamente se sustituirán por los denominados «radares pedagógicos» que informan sobre la velocidad a la que circula un vehículo, pero sin sancionar.

El Ejecutivo incluyó igualmente en su decreto un agravamiento de las sanciones para los conductores que tengan en su campo de visión una pantalla activa que no sea de un GPS: 1.500 euros de multa (en lugar de 135) y tres puntos menos en el carné (antes, dos). Eso incluye el uso de una televisión, una consola de juegos, un ordenador o un smartphone.

Además, a partir de 2013, los motoristas habrán de circular con un equipamiento reflectante.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche