Sainz y Esteve, estrellas de una salida desde Madrid venida a menos

28 diciembre, 2005

Se echaron en falta algunos pilotos importantes en la salida simbólica de los participantes españoles desde Madrid. La de verdad tendrá lugar en Lisboa.

Se echaron en falta algunos pilotos importantes en la salida simbólica de los participantes españoles desde Madrid. La de verdad tendrá lugar en Lisboa.

El ex campeón del mundo de rallys madrileño Carlos Sainz (Volkswagen Touareg) y el ilerdense Isidre Esteve (KTM) fueron las estrellas que más brillaron en una salida venida a menos de los participantes españoles en el Rally Dakar de 2006 desde las inmediaciones del estadio Santiago Bernabeu de Madrid.


Los principales equipos, el de Mitsubishi en el que se encuentra Nani Roma y el de KTM, en el que está Marc Coma, otro de los candidatos al triunfo final, no estuvieron presentes en la salida de Madrid, a la que sí acudieron tanto el alcalde, Alberto Ruiz Gallardón, como el secretario de Estado para el deporte, Jaime Lissavetzky, que departieron durante algunos minutos con las principales figuras presentes. Pero la salida resultó más un acto para la galería que el verdadero punto de partida de la aventura que dentro de unos días se inicia en Lisboa y que debe concluir a mediados de enero en la capital senegalesa.


Además, no estuvo exenta de complicaciones finales, ante la falta de acuerdo entre los organizadores de la prueba, la francesa ASO, y la Real Federación Motociclista de España (RFME). Después de salir desde el podio instalado en Madrid, muchos de los participantes de motos, prácticamente todos, se bajaron de sus vehículos para instalarlos en unas furgonetas que realizarán el traslado hasta Lisboa, en donde muchos de ellos deberán estar el miércoles antes de las nueve de la mañana para pasar las verificaciones técnicas y administrativas.


El tiempo se echó encima y el frío comenzó a hacer mella en no pocos, aunque siempre con la reconfortante sensación de que realmente la aventura está a punto de comenzar. Pero para que la más dura prueba del campeonato del mundo de raids dé comienzo se han tenido que salvar no pocos escollos, entre ellos el relativo a los derechos de la RFME, que la francesa ASO no quería asumir, a pesar de tener un acuerdo firmado hasta el año que viene y que se eleva a cerca de 40.000 euros.


Durante unas jornadas hubo cierta tensión entre las partes pero al final reinó la cordura y la federación francesa, que es la que debe pedir todos los permisos en los países por los que pase una carrera que se inicia en el suyo, acabó logrando la “entente cordiale” de todas las partes. De no haberse solucionado la situación, los participantes habrían tenido que volver a subir sus motos a furgonetas hasta proceder al embarque camino de Africa desde las costas españolas.


En lo estrictamente deportivo, en los aledaños del Santiago Bernabeu se pudo ver a un humilde Carlos Sainz que continúa afirmando que no es “más que un novato que quiere aprender el máximo posible”, pero fue el primero en salir desde el podio instalado en La Castellana, justo por delante de Isidre Esteve, en su caso un firme aspirante al triunfo final en la categoría de motos, o Manuel Plaza, quien acompañado de Marcos de Quinto, esperan luchar por la victoria final en la categoría T-2. destinada a vehículos de serie.


Esteve es uno de los pilotos oficiales de la marca austríaca KTM y por sus resultados de anteriores temporadas uno de los firmes candidatos a la victoria final, ahora sin la presión de un compañero de equipo como Marc Coma, que no estuvo en Madrid, pero también con correosos rivales como el último vencedor de la carrera africana, el francés Cyril Després. Junto a unos cuantos equipos oficiales, entre los que destacó también el Nissan del campeón mundial de raids, Marc Blázquez, si bien no fueron demasiados, sí estuvieron casi todos los privados que afrontan el Dakar con el gran reto de llegar a las orillas del Lago Rosado o lago Retba, entre los que destacó la simpatía del madrileño Enrique Medina (KTM) o la multitudinaria y ruidosa afición de José María García (BMW).


EFE

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba