Noticia

Rolls Royce y cognac, menuda mezcla

5 fotos

Ampliar

14 de junio, 2018

Alcohol y coches suele ser una mezcla pésima e incluso prohibida. También es cierto que Rolls-Royce no es una marca de coches cualquiera y que sus propietarios rara vez se sientan a los mandos de sus coches. Tal vez por eso hayan considerado oportuno promocionar un evento en el que los protagonistas son dos ingredientes absolutamente incompatibles a priori.

Uno de los varapalos más gordos que ha tenido que padecer el automovilismo fue el veto a las bebidas alcohólicas y al tabaco en el patrocionio de sus eventos. La desaparición de Martini, Rothmans, Marlboro… como patrocinadores fue un golpe tremendo para el deporte del automovilismo y, aunque en los eventos no deportivos no hay ninguna ley que lo prohíba, sí es una especie de “ley no escrita” el que no se mezclen alcohol y coches.

Sólo una marca como Rolls-Royce puede promover con orgullo un evento social en el que se combinen dos ingredientes tan incompatibles como son un coche y una bebida alcohólica, pero la verdad es que en el “Cars & Cognac” organizado por la marca del grupo BMW no se conducía y, además, tampoco los clientes de Rolls-Royce suelen conducir sus coches sino que son llevados por sus impolutos chóferes.

La cata está preparada.

5 fotos

Ampliar

Los accesorios relacionados con las bebidas espirituosas más lujosas son un clásico en los modelos de Rolls: botelleros hechos a medida, copas diseñadas para fijarse a las mesillas plegables tras los respaldos delanteros, guanteras climatizadas para mantener la bebida a la temperatura perfecta… incluso con control de humedad y temperatura para conservar los mejores habanos. Teniendo esto en cuenta, no debería extrañarnos tanto la exclusiva combinación de uno de los mejores coches del mundo con el que es considerado como el mejor cognac del mundo.

El selecto club privado de Soho Farmhouse ha celebrado este evento en Cotswolds, en el suroeste de Inglatera, donde los invitados a esta exclusiva cata de los mejores cognacs del mundo fueron llevados de vuelta a sus casas a bordo de formidables Rolls-Royce Dawn guiados por conductores profesionales.

Por supuesto, un ejemplar de la marca equipado con toda clase de accesorios presidió el salón central de esta ceremoniosa cata.

Así se funden un buen cognac y un Rolls Royce

 

Ver información de los modelos

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche