Estos son los hábitos actuales de movilidad de los españoles

Estos son los hábitos actuales de movilidad de los españoles

El Foro de Movilidad de Alphabet presenta los resultados de su IV Radiografía de los Hábitos de Movilidad de los Españoles, donde se pueden contemplar datos relevantes en referencia a qué hacemos los ciudadanos españoles para movernos por las grandes ciudades y cuáles pensamos que serían las mejores soluciones para progresar en el transporte eficiente y sostenible.

Este martes se han presentado en la madrileña Torre de Cristal los resultados de la IV Radiografía de los Hábitos de Movilidad de los Españoles en el marco del Foro Anual de Movilidad promovido por la compañía de rentingleasing Alphabet, asociada al Grupo BMW. En este lugar, uno de los cuatro icónicos rascacielos de la capital desde el que se puede observar buena parte de la principal arteria vial urbana, hemos conocido los últimos datos relativos a cómo nos movilizamos los españoles y qué creencias tenemos sobre las tecnologías -actuales y futuras- que existen y existirán para facilitarnos más (todavía) el transporte en un aspecto, fundamentalmente, metropolitano.

Como se ha referido la directora del Foro, Rocío Carrascosa, en la exposición, desde el año 2014 que se lleva haciendo el periódico estudio se ha podido constatar que la evolución que ha experimentado la movilidad no debería definirse como tal, sino más bien como una auténtica revolución. Esto viene dado principalmente por la rapidez de desarrollo del sector automotor, que a su vez se adapta a las raudas primicias demandadas por los ciudadanos -y en ocasiones, al revés, es el que empuja a la novedad-.

El vehículo eléctrico como solución a los problemas de movilidad urbana

El análisis, que se ha basado en 3.500 entrevistas a ciudadanos y conductores de las principales ciudades de las 17 comunidades autónomas de nuestro país, refleja que el 70% de estos habitantes considera que es el vehículo eléctrico la solución ideal para la movilidad en las ciudades. Pese a ser un automóvil que no contamina, también es cierto que los que se plantean su compra se enfrentan a ciertas barreras que la terminan dificultando. Las más firmes, según los realizadores del estudio, son la infraestructura, la autonomía (que es más una cuestión psicológica, ya que alguien que vaya a hacer un uso cotidiano en ciudad no tendrá grandes problemas) y el coste.

El primer y último concepto nos llevan a dibujar un cierto conflicto entre la responsabilidad civil por querer ser más eficientes y sostenibles -que existe, tal y como asegura el Foro de Movilidad de Alphabet- y las medidas o responsabilidades gubernamentales, que no terminan de ser las mejores. Tomando como ejemplo el pasado Plan Movea, que en apenas un día se agotó, y el número de puntos de recarga que hay en España (4.300) frente a los que nos encontramos en un país con 41 millones de habitantes menos como Noruega (15.000), donde las matriculaciones de eléctricos representan un 34%, deducimos que el trabajo por parte de nuestras administraciones para facilitar las transacciones de estos tipos de vehículos ecológicos no es sobresaliente. De esta maneras, los números hablan y lo que dicen es que de los 23 millones de unidades con los que cuenta nuestro parque automovilístico, 10 millones son vehículos de gasolina, 13 millones son coches diésel y solo unos 200.000 son ya ecológicos. Todo ello cuando se propone desde el Protocolo de Kioto que las emisiones vayan siendo cada vez menores y cuando no se consiguen los objetivos en los tiempos que se fijan (los 119 g CO2/km que se pretendieron alcanzar en 2012 no se lograron hasta pasados tres años).

La tecnología móvil, indiscutible en la movilidad de todas las edades

El teléfono móvil no para de extender su uso para cada vez más funciones. Así, en este aspecto, ha llegado a desbancar a los dispositivos GPS o a los reputados sistemas de avisos de radares con aplicaciones al alcance de todos los usuarios en las respectivas tiendas digitales. Compañías como Waze, Here o Sygic copan los escritorios de los smartphones de muchos conductores, aunque eso sí, por detrás de la todopoderosa Google Maps, cuyo uso se extiende a casi siete de cada 10 españoles que afirman manejarlo tanto cuando van en el coche como cuando se desplazan a pie o en otros transportes.

Además, el smartphone es el dispositivo que permite movernos más cómodamente en ciudad (o en otros contextos) dándonos información y accediendo a reservas de otros medios de transporte como el taxi (app Mytaxi), el transporte público (apps Metro, EMT, Renfe…), vehículo con conductor (Cabify y Uber), carsharing (Car2Go y Emov) o carpooling (BlaBlaCar y Amovens). Todas estas herramientas están más que proliferadas en la sociedad -y no solo en la Generación Y milenial-. A este respecto, el estudio presentado asegura que un tercio de los encuestados utilizan apps de movilidad cuando no conducen, un 70% las utilizan al volante para facilitar su trayecto y casi la mitad de los españoles afirma compartir o haber compartido coche con alguna de estas aplicaciones móviles. Todo ello nos deriva a pensar que la multiopción o multimodalidad de medios de transporte para la movilidad en ciudad está patente (de hecho, el Metro, el autobús, el coche particular y el traslado a pie ganan al tren, al taxi, a la bicicleta o a la moto como medios preferidos en la urbe). La persona se decanta por la opción (u opciones) que le vayan a resultar más cómodas, aunque últimamente también va ganando peso la variable del ahorro.

Sin embargo, la telefonía también desvela datos de regresión cívica, como que el 33% de los conductores de España no usan manos libres cuando hablan por el móvil en el coche.

En cuanto a la tecnología del futuro, cabe destacar que el 62% de los españoles no está a favor del vehículo autónomo, aunque todos los encuestados estarían dispuestos a usarlo de ser una realidad. Los más interesados en que la autonomía total llegue a los automóviles son los conductores mayores (60-70 años).

Restringir el acceso al centro, punta de lanza de un protocolo antipolución

Por último, hay que resaltar que entre las diversas medidas que incluye un protocolo anticontaminación como el que contempla y activa el Ayuntamiento de Madrid, los ciudadanos ven más eficaces las de restringir el acceso al centro de las grandes ciudades (54% de los españoles – 67% de los madrileños opinan así), crear más zonas peatonales (38% – 40%) y aumentar los carriles bici (35% – 32%), mientras que otras que existen fuera de nuestras fronteras como cobrar por acceder al centro de las ciudades no serían bien recibidas.

 

Si queréis más información, podéis contemplar el estudio completo de la IV Radiografía de los Hábitos de Movilidad de los Españoles en este enlace.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba