Noticia

¿Resucitará el motor Wankel en el Mazda MX-30 REX?

Ampliar

13 de abril, 2020

El motor rotativo ha sido una de las características de la identidad de Mazda y podría volver a la producción gracias a sus cualidades como motor estacionario. Así puede ayudar el motor Wankel en el coche eléctrico.

Aunque los motores Wankel nacieron en Alemania y fueron NSU y Citroën los que empezaron a apostar fuerte por ellos, Mazda fue la única compañía que logró cierto éxito desarrollando las mecánicas rotativas. Suzuki, Sachs… incluso Mercedes probó suerte con los Wankel, pero sin éxito, mientras que Mazda consiguió venderlos bien e incluso ganar Las 24 Horas de Le Mans con uno.

Tal vez te interese: el motor Wankel de Mazda está de aniversario

Los motores rotativos Wankel tienen una enorme ventaja en su compacidad. Son mecánicas muy pequeñas, ligeras y con una elevada potencia específica en relación a su tamaño. Por desgracia, debido a su forma de funcionar es muy difícil conseguir que cumplan las normas anticontaminantes actuales, motivo por el cual han desaparecido del mercado junto con el Mazda RX-8, que fue el último modelo en llevar este tipo de motores.

El coche eléctrico resucita el motor Wankel

Resulta irónico que un motor que no podía cumplir con las exigencias en materia de emisiones, sea ahora viable gracias a un coche eléctrico, pero así es.

El nuevo Mazda MX-30, el primer coche 100% eléctrico de Mazda, cuenta con un motor eléctrico de 146 CV y una batería de sólo 35,5 kWh, de modo que su autonomía apenas llega a los 209 km. Para Mazda, que siempre ha preferido seguir su propio camino, es poco eficiente añadir unas pesadas baterías en los coches eléctricos para conseguir más autonomía, y en parte tienen razón. Casi la cuarta parte de la energía que consume un coche eléctrico para moverse, la consume en arrastrar el peso de sus baterías.

Por este motivo, es muy probable que Mazda decida ofrecer una versión de autonomía extendida para el MX-30 que podría utilizar un motor rotativo tipo Wankel como grupo electrógeno. La idea no es nueva, ya la estudió Mazda en un concept car del Mazda2 y sería similar a la empleada en los BMW i3 REX.

La ventaja de un motor Wankel como grupo electrógeno, a diferencia del motor de moto montado en el i3 REX, es que es muy compacto, ligero, no produce vibraciones y, además, este tipo de motores rotativos tiene un rendimiento muy bueno a un régimen estacionario.

Funcionando como grupo electrógeno, el motor Wankel puede funcionar a un número de revoluciones prácticamente constante, reduciendo así las transiciones en aceleración, que eran un punto crítico para las emisiones.

Ligero, compacto y sin vibraciones, el motor Wankel podría ser la decisión ideal para aumentar la autonomía del Mazda MX-30 sin necesidad de añadir unas baterías muy pesadas y lentas de recargar.

Ver información de los modelos

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche