Las plantas españolas podrían optar al III Plan Industrial de Renault

Las plantas españolas podrían optar al III Plan Industrial de Renault

5 abril, 2016

Tras dos meses de negociaciones, empresa y sindicatos han firmado el 'Acuerdo de Competitividad y Empleo 2017-2020', lo que sitúa a las factorías españolas en buena disposición para optar al III Plan Industrial de Renault, cuya adjudicación se decidirá en la sede central del Grupo en París.

La Dirección de Renault España ha situado este martes a las fábricas españolas en una “buena disposición” para que puedan optar al III Plan Industrial cuya adjudicación se decidirá en la sede central del Grupo en París, previsiblemente este mes de abril.

La empresa ha realizado esta afirmación tras rubricar este martes el ‘Acuerdo de Competitividad y Empleo 2017-2020’ alcanzado en la reunión del Comité Intercentros del pasado 31 de marzo y que ha sido ratificado entre el domingo y el lunes en diferentes asambleas sindicales, un acuerdo que se ha conseguido tras dos meses de negociaciones, pero que no ha contado con el apoyo unánime de los sindicatos, ya que se han descolgado CGT y Trabajadores Unidos.

Según planteó Renault a los sindicatos el pasado 26 de enero en su primera comunicación de sus planes industriales, las factorías españolas podrían ser adjudicatarias de nuevos productos entre los que destaca la asignación a Carrocería Montaje de Valladolid de un nuevo vehículo.

También se prevé para el inicio de 2018 de una nueva actividad de inyección de aluminio en el centro de trabajo de Valladolid además de la intención de continuar y potenciar la actividad de Ingeniería (Centro de I+D+i) en España tanto de producto como de proceso.

Además, la factoría de Motores produciría en Europa las generaciones 7 y 8 del motor K9, al tiempo que la factoría de Sevilla sería “prioritaria” para la adjudicación de la producción de la caja de velocidades TX30.

Por su parte, la fábrica de Villamuriel de Cerrato, en Palencia, se beneficiaría de unas “mejores condiciones de competitividad” que reforzarían también su posición ante posibles adjudicaciones de nuevos productos, con el mantenimiento de la exclusividad de la producción de Mégane y Kadjar.

La empresa aseguró entonces que el III Plan Industrial procuraría volúmenes anuales de producción media en el periodo del acuerdo similares a los alcanzados en 2015, en las condiciones actuales de mercado, tanto de volumen como de mix de productos, un volumen que afectará tanto a vehículos como a componentes mecánicos.

El ofrecimiento de la empresa se produjo en enero ante la fase de finalización del II Plan Industrial para el periodo 2014 y 2016.

Condiciones del acuerdo

Dicho esto, la empresa ha vinculado la adjudicación del nuevo plan a las factorías española a la consecución de Acuerdo de Competitividad y Empleo que mejorase la competitividad y la flexibilidad en materias relativas a costes salariales, flexibilidad, empleo y aspectos sociales.

Finalmente y tras dos meses de negociaciones, empresa y sindicatos pactaron el pasado jueves el acuerdo laboral que contempla la formalización de un mínimo de 2.000 contratos indefinidos desde la de firma del acuerdo hasta el 31 de diciembre de 2020, con el compromiso por parte de Renault de que entre ellos estén “un mínimo de 1.400” de los empleados que actualmente tienen contrato relevo (1.488).

Esta modalidad, además, se mantendrá para los cuatro años de vigencia de un “acuerdo histórico” para los sindicatos por alcanzar esas 2.000 contrataciones indefinidas, lo que será “la cifra más importante de los últimos 35 años en Renault-España”.

En cuanto al salario, Renault elevó finalmente su propuesta de incrementos del salario fijo sobre tablas, hasta alcanzar un total del 3,5 % en los cuatro años (0,5% en 2017 y un 1% cada uno de los tres años siguientes). Además, se abonará la cláusula de revisión salarial a partir del 2% en una paga lineal consolidable, y se incrementará la prima por objetivos de 1.004 a 1.498 euros.

Una de las novedades introducidas en la última reunión del jueves fue la propuesta de los sindicatos de que la empresa aporte una paga adicional en el momento en que se firme el acuerdo a todos los trabajadores que estén en plantilla en ese momento. Los sindicatos reclamaron una cantidad de 1.000 euros que ha quedado pactada finalmente en 500.

Con la firma del acuerdo laboral también entra en funcionamiento, como una de las condiciones de la empresa, el turno de fin de semana voluntario y con una retribución de 1.350 euros de media. Finalmente, la jornada laboral queda establecida en 1.681,75 horas anuales consolidadas más tres días de competitividad, mientras que se fijan 20 sábados por la mañana o domingos por la noche laborables en bolsa de empleo por trabajador y año.

Asimismo, Renault incluyó en el acuerdo doce medidas de carácter social como mejoras en ayudas escolares, guardería y cuidado de personas dependientes o nuevas licencias para hijos menores de un año.

La vigencia del acuerdo será de cuatro años, pero siempre vinculado a la “adjudicación efectiva” del citado Plan Industrial 2017-2020.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba