Renault desarrollará la primera isla inteligente del mundo

Renault desarrollará la primera isla inteligente del mundo

23 febrero, 2018

¿Se imaginan una isla donde todos los coches que circulasen fueran eléctricos? Y que además, ¿esta consiguiera funcionar con total independencia energética? No imaginen más, Renault desarrollará la primera isla inteligente del mundo en Porto Santo.

Hace unos días hablábamos de la primera ciudad del mundo, Phoneix, que aprobaría la entrada en circulación de taxis sin conductor. Ahora anunciamos que grupo Renault junto con EEM (Empresa de Electricidade da Madeira) lanzarán un ecosistema eléctrico inteligente en la isla de Porto Santo, es decir, la primera isla inteligente del mundo.

La unión de Renault con EEM pretende instalar un ecosistema que busca favorecer la transición energética de la isla. Dicho ecosistema forma parte de un novedoso programa en Porto Santo denominado “Smart Fossil Free Island” puesto en marcha por el gobierno de Madeira

¿En qué consistirá la isla inteligente de Renault?

El proyecto que se comenzará a desarrollar en 18 meses basará su modelo de funcionamiento en vehículos eléctricos, baterías con segunda vida, recarga inteligente y recarga reversible. Se busca con esta primera isla inteligente reforzar la independencia energética de la isla y favorecer su producción de energía renovable.

«Nuestro objetivo es construir un modelo reproducible en otras islas, en eco barrios o en ciudades, siempre con la misma intención: desplegar a gran escala soluciones de movilidad eléctrica asequible para todos», apunta Eric Feunteun, director del Programa Vehículos Eléctricos y Nuevas Oportunidades.

¿Cómo lo harán?

El grupo Renault ya empieza a posicionarse  en el mercado como un referente en en soluciones tecnológicas y esta experiencia será la que traslade al proyecto de la isla inteligente que contará con tres fases:

En primer lugar, 20 residentes voluntarios de Porto Santo conducirán 14 ZOE y 6 Kangoo Z.E para un uso diario. Estos vehículos podrán cargarse de forma inteligente (smartcharging) gracias a los 40 bornes de carga conectados, privados o públicos instalados por EEM y Renault en la isla.

Una vez se haya testado la experiencia de los voluntarios, se prevé que de aquí a fin de año,  algunos vehículos llegarán aún más lejos en su interacción con la red y serán capaces de devolver electricidad durante los picos de consumo. Además de cargarse de forma inteligente, los vehículos eléctricos podrán de este modo servir como unidades de almacenamiento temporal de energía.

El último paso será: las baterías. Las baterías con “segunda vida” procedentes de los vehículos eléctricos de Renault sirven para almacenar la energía intermitente producida por las centrales solares y las eólicas de Porto Santo. Esta energía, que se almacena nada más producirla, se inyecta en la red para las necesidades locales. Una parte de estas baterías proceden de la isla de Madeira. De este modo y por primera vez, el Grupo Renault demuestra que es capaz de reutilizar sus baterías de “segunda vida” en un ecosistema local.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba