Noticia

Renace el Ford Mustang Shelby GT 500 Green Hornet de 1968

3 fotos

Ampliar

08 de noviembre, 2019

Es una de las estrellas del SEMA 2019 y lo es siendo un clásico con 51 años. Se trata de un Ford Mustang Shelby GT 500 de 1968 apodado Green Hornet y que ha sido restaurado a la perfección.

Todos los Shelby Mustang GT 500 son coches muy valorados y especiales, pero éste lo es especialmente. Para sus preparaciones, Shelby elegía principalmente los modelos Fastback del Mustang de Ford y sólo se hicieron dos GT 500 sobre la base del Notchback Coupé. Pero no es eso lo que hace único a este Shelby Mustang GT 500 Green Hornet de 1968 que se expone en el SEMA 2019.

Esta pieza de valor incalculable es un prototipo único sobre el que se realizaron modificaciones que, lamentablemente, no llegaron jamás a la serie por su coste, como los frenos de disco en las cuatro ruedas o el eje trasero con suspensión independiente, que no llegó a los Mustang hasta la generación actual… casi medio siglo después de este ejemplar.

Este ejemplar, apodado Green Hornet, sirvió como laboratorio rodante para hacer ensayos para mejorar las prestaciones y la dinámica de los Mustang más potentes, incluso llegó a montar una mecánica de inyección Conelec en lugar de carburada.

El Shelby Mustang GT 500 Green Hornet de 1968 en el SEMA 2019

Este ejemplar es uno de los protagonistas destacados del SEMA 2019.

3 fotos

Ampliar

Después de servir como mula de pruebas, este Shelby Mustang GT 500 fue despiezado para retirarle la mayoría de los componentes de esos experimentos y fue subastado entre los empleados de la compañía. El comprador fue Robert Zdanowski, quien a su vez se lo vendió a Don Darrow, propietario de un concesionario de Ford en Cheboygan, Michigan.

Por desgracia, Darrow no sabía nada del pasado como mula de este ejemplar y no tuvo reparo en realizar sobre él diferentes modificaciones que lo desvirtuaron por completo. En los años ochenta, su hijo leyó un libro escrito por Paul Newitt en el que se hablaba de esta unidad tan especial y cayó en la cuenta de que era el de su padre.

En 1993 se llevó a cabo una primera restauración en la que se devolvió parte del esplendor a este sensacional Green Hornet, pero ahora acaba de renacer tras una segunda restauración mucho más profunda y en la que se han tenido en cuenta muchos aspectos para recuperar su esencia original, según los responsables de Barret-Jackson.

Ahora puede ser admirado por los asistentes al SEMA 2019, donde este Shelby Mustang GT 500 es uno de los grandes protagonistas.

Ver información de los modelos

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche