Noticia

El Reino Unido permitirá este año los coches “autoconducidos”

Ampliar

02 de mayo, 2021

Los conductores británicos pronto podrán tener la posibilidad de leer el periódico o ver una película mientras conducen, al menos en determinadas circunstancias. El Reino Unido se ha convertido en el primer país en anunciar que regulará el uso de los vehículos de autoconducción a baja velocidad en las autopistas y que los primeros coches de este tipo podrían aparecer en las vías públicas este mismo año.

Según se señala, se pretende actualizar la normativa de carreteras del país para el uso seguro de los sistemas de vehículos de autoconducción, empezando por los sistemas automatizados de mantenimiento de carril (ALKS, por sus siglas en inglés), que son un híbrido del control de crucero adaptativo y la asistencia de mantenimiento de carril.

Solo para autopistas y a menos de 60 km/h

Coches autónomos

Coches autónomos

Ampliar

Los ALKS permiten al conductor delegar la conducción en el vehículo en determinadas circunstancias y quitar las manos del volante, a diferencia de los actuales sistemas de asistencia al conductor, en los que éste debe mantener el control del vehículo en todo momento. El uso de estos dispositivos se limitaría a las autopistas, a velocidades inferiores a 60 km/h.

El Ministerio de Transportes británico prevé que para 2035 alrededor del 40 por ciento de los coches nuevos del Reino Unido podrían tener capacidades de autoconducción.

 Los coches autónomos no podrán circular a más de 60 km/h

Según el Ejecutivo de Boris Johnson, esta tecnología podría mejorar la seguridad vial al reducir el error humano, que contribuye a más del 85% de los accidentes. Así, el conductor podrá entregar el control al vehículo, que monitoreará constantemente la velocidad y mantendrá una distancia segura del resto de vehículos.

Sin embargo, las compañías de seguros advierten que los fabricantes de automóviles y los reguladores deben explicar con detalle las limitaciones actuales de la tecnología disponible. Apuntan que llamar a los ALKS «automatizados» o «autoconducidos» confundirá a los conductores y les hará pensar que los coches pueden conducirse solos, causando accidentes y arriesgándose a una reacción pública contra la tecnología.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche