Regazzoni pierde la vida en un accidente de coche

18 diciembre, 2006 por

Clay Regazzoni, que corrió con Ferrari, ha fallecido en un accidente de automóvil, en un tramo de la autopista cercano a la localidad de Parma

Clay Regazzoni, que corrió con Ferrari, ha fallecido en un accidente de automóvil, en un tramo de la autopista cercano a la localidad de Parma

Clay Regazzoni, que corrió con Ferrari, ha fallecido en un accidente de automóvil, en un tramo de la autopista cercano a la localidad de Parma. El piloto, suizo de origen, italiano de adopción, que terminó sus diez años en Fórmula Uno con un terrible accidente en Long Beach que le dejó parapléjico, ha sido un luchador nato que después siguió compitiendo y ayudando a gentes condenadas a vivir en una silla de ruedas como él y a quien solo la muerte  ha detenido. El accidente, según se ha informado, tuvo lugar en la denominada autopista del Sol, en el tramo entre Parma y Fidenza, al quedar atrapado entre dos vehículos el coche en el que viajaba Regazzoni, quien desde hacía años iba en silla de ruedas al quedar paralítico tras un accidente en el Gran Premio de Estados Unidos Oeste de 1980.  Según la policía, el monovolumen “Chrysler Voyager”, con matrícula de Montecarlo, en que viajaba Regazzoni, quedó atrapado entre otro coche y un TIR.


1

Nacido en Lugano (Suiza) el 5 de septiembre de 1939 ha transcurrido prácticamente su vida entre automóviles y ha sido a bordo de uno de ellos, como ha perdido la vida. En total disputó 132 Grandes Premios en la Fórmula Uno, de los que ganó seis, fue trece veces segundo y diez tercero. Además, logró cinco “pole position”, quince vueltas más rápidas, 212 puntos mundiales y 361 vueltas como líder de la carrera.


Comenzó a correr para Ferrari  en 1969, en la Fórmula 2, antes de pasar a formar parte del equipo de Fórmula Uno junto con el belga Jacky Ickx en 1970. Su primera victoria en un Gran Premio la logró en Italia, en el Autódromo Nacional de Monza,. Tras un paréntesis en 1973, que corrió para BRM, en 1974 regresó a Ferrari para hacer equipo con el austríaco Niki Lauda, y realizar su mejor temporada en la que luchó por el mundial hasta la última carrera, pero un problema con un amortiguador trasero le impidió puntuar y el brasileño Emerson Fittipaldi (McLaren MP4/23 Ford) logró su segundo título.


En 1980 un terrible accidente en Long Beach -fallaron los frenos de su  Ensign, que quedó doblado-, le dejó parapléjico, pero eso no le detuvo, siguió compitiendo con coches adaptados, sobre todo en Rallys, incluido el durísimo Barcelona-Dakar en 1993, y además dirigía una escuela en Italia para conductores discapacitados y se encargaba de recoger dinero para ayudar a la investigación médica sobre las lesiones de la espina dorsal. Siguió ligado a la Fórmula Uno como comentarista de las televisiones italiana y suiza, pero poco a poco se fue distanciando, porque cada vez veía en ella mas espectáculo y menos deporte. “En mi época el pilotaje era el 50 por ciento, al principio era el 90 por ciento y hoy en día se ha invertido la tendencia y el pilotaje solo cuenta el 10 por ciento”, manifestaba hace poco Clay Regazzoni.

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba