Noticia

Le regalan un coche por ser el mejor repartidor de pizzas de la ciudad

2 fotos

Ampliar

07 de febrero, 2021

Los vecinos de un pueblo estadounidense han premiado al repartidor de pizza con un coche de regalo por su trayectoria de más de 30 años.

Robert Peters es una celebridad en Tipton, una pequeña ciudad de Indiana, en los Estados Unidos. No, no es un personaje famoso, ni un deportista de éxito ni mucho menos un piloto automovilístico de renombre. Peters es simplemente el repartidor de pizzas.

Pero no es un repartidor de pizzas cualquiera. «El pueblo de Tipton lo llama el Sr. Sonriente», explica Tanner Langley, de 28 años, amigo y cliente habitual del Pizza Hut donde Peters trabaja. «Causa un enorme impacto en todo el mundo y es un individuo de muy buen corazón«.

Premio por no dejar de sonreir

Tanner Langley, junto a Robert Peters

2 fotos

Ampliar

Peters lleva trabajando para este restaurante de comida rápida desde hace 31 años y se ha ganado el respeto, el cariño y la admiración de sus conciudadanos.

Recientemente, Peters le comentó a Langley que estaba experimentando problemas en su veterano Oldsmobile, que ya tenía la friolera de 28 años.

Ni corto ni perezoso, el joven decidió recompensar con un regalo a Peters y a su amabilidad, por lo que inició una campaña de recogida de fondos en GoFundMe con la esperanza de poder comprarle un coche nuevo.

«Esta comunidad tiene un número incontable de ciudadanos increíbles, pero hay pocas personas en este mundo que llenen una habitación con sonrisas y felicidad como Robert Peters«, escribió Langley en esta plataforma.

La respuesta de los vecinos fue inesperada. En apenas unos días, se superó el objetivo de 12.000 dólares y se alcanzaron más de 18.000 dólares.

 Lo nunca visto: transportaba una farola en el coche

Así, hace unas semanas, Langley sorprendió a Peters con un Chevrolet Malibu nuevo, con la matriculación, el seguro y los impuestos del coche incluidos y una tarjeta de gasolina por valor de 500 dólares, además de una propina de agradecimiento por parte del vecindario.

«No podía expresar lo agradecido que estaba a la comunidad por lo que habían hecho», recuerda Langley. El emocionado Peters ha señalado que era reconfortante saber que Langley y la comunidad se desvivían por él. «Ha sido una experiencia increíble que recordaré el resto de mi vida», añade.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche