El mejor color rojo de la historia lo tiene una marca generalista

El mejor color rojo de la historia lo tiene una marca generalista

A la hora de patentar sus propios colores identificativos, las marcas buscan dar un toque novedoso que no sea tan común en el mercado. Este es el mejor rojo de la historia para la carrocería de un coche.

Los colores que envuelven las carrocerías de los coches son tan importantes a la hora de impresionar a un futuro cliente que las marcas se ponen muy en serio a la hora de crear sus propios tonos identificativos. De hecho, este trabajo también se paga: en la lista de opciones podemos encontrarnos con que un color concreto rebasa la friolera cifra de los 1.000 euros.

Nuevo Mazda CX-5 2017, probamos la evolución del SUV japonés

Ford es un claro ejemplo de ello. En su gama deportiva cuenta con el Azul Grabber o el Amarillo Sport Especial propios del Mustang GT, el Azul Nitro del Focus RS o el naranja del Focus ST. También podemos encontrarnos con un especial Rojo Rubí en el modelo Mondeo. Todos ellos superan las tres cifras, llegando incluso hasta los 1.400 euros. Pero no, el Rojo Rubí, a pesar de que es tremendamente bello y elegante, no está considerado como el mejor rojo de la historia automovilística. Podríais pensar: entonces, ¿el Rosso Corsa de Ferrari? Tampoco. Como decimos en el título, ese “honor” lo tiene una marca generalista y no es otra que Mazda (aunque en este caso sea una generalista con tintes premium).

Soul Red Crystal, el arte del color

El Soul Red Crystal patentado por el fabricante japonés debutó con el nuevo Mazda CX-5 (prueba del Mazda CX-5) y supone el paso evolutivo del anterior Soul Red. Tiene un 20% más de saturación de color y un 50% más de profundidad. Además, cuenta con diminutas escamas de aluminio uniformes que dan un toque más de brillo. La característica principal de este color, tal y como indica Mazda, es que en movimiento parece ir cambiando levemente de contraste y reflejando de un modo formidable, ofreciendo según la luz que le dé unos tonos más claros y más oscuros.

No hay duda de que Mazda ha hecho un trabajo impecable con este color que se ve espectacular en cualquiera de sus modelos y es de agradecer que una marca se vuelque tan a fondo en cuidar los detalles estéticos. No obstante, sobre gustos no hay nada escrito y admitimos que cualquiera pueda pensar en otro distinto. En ese caso, ¿cuál elegirías?

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

Miguel Junquera 31 enero, 2018

Apreciado Christian, avalo al 100% tus comentario, tan solo permíteme por favor que te haga una salvedad. MAZDA NO ES UNA MARCA GENERALISTA en términos absolutos con 18.000 coches vendidos en 2017. Muy al contrario, se trata de una marca que cada día tiene más adeptos por la total calidad de sus productos tanto en sus motores de ultimísima generación como en su estética de “Diseño Kodo” totalmente diferencial y atractiva que marca tendencias en cada uno de sus segmentos. Y un vez dicho esto, es una marca que está permanente innovando hasta en los detalles menos corrientes y es el caso de la nueva gama de colores entre los que en efecto se encuentran los especiales (que hay 2 maravillas: el Soul Red Criytal que comentas y el Machine Grey) ambos únicos en el mundo del automóvil que dependiendo de la intensidad de la luz tu coche cambia de tonalidad (que maravilla parece que tienes un coche cada día)… Pero es que esto no es todo, es que es una marca que cuida todos los detalles al máximo: tapicerías de cuero manufacturadas, el diseño previo en arcilla totalmente a mano para poder tener un concepto más real e intenso de las formas, extraordinaria ergonomía interior (todo está a mano y nada hechas en falta), sus excepcionales medidas de seguridad, sus ópticas de ultimísima generación, etc, etc; sirviendo todo ese conjunto de sensaciones previas a la fabricación o durante la propia fabricación para conseguir un claro vínculo emocional entre un conductor y su coche, comparable con la relación entre el caballo y el jinete, o lo que es lo mismo lo que sus ingenieros pretenden realmente es decir que un coche no sea un mero metal sino “alma del movimiento” y esto, es lo que impulsa a esta gran marca a no solo hacer las cosas cada día mejor sino a evolucionar con ideas muy claras hacia el futuro teniendo un organigrama de trabajo meridianamente claro y predefinido de hoy hasta el 2050, donde conseguir más ahorro de carburante, mejorar significativamente el medio ambiente y ganando en prestaciones, aunque pueda parecer ciencia ficción no lo es y es tan real que en breve (YA a la vuelta de la esquina) lo podremos encontrar en la extraordinaria tecnología que tanto estáis escribiendo todos los medios de comunicación: SKYACTIV X…
Por todo ello, MAZDA ES, sin duda alguna, UNA MARCA QUE DESDE HACE TIEMPO, les guste o no a algunos, ES PREMIUM y en la que impera la calidad de sus productos, la calidad de atención al cliente; y donde los premios y galardones internacionales, así como las cifras de ventas no forman parte de su prioridad principal sino que tan solo son el reflejo de una forma de trabajo , intensa, clara y acompasada entre la marca, el distribuidor y cliente que, a todos los efecto, está dando en la diana.

Christian García 31 enero, 2018

Hola, Miguel:
Es innegable el buen hacer de Mazda y el cuidado que tiene con sus modelos, tanto en interiores como en el diseño exterior que comentas. Eso es así. Como dejo claro en este artículo -y también en otras pruebas que he realizado con el Mazda3 y el CX-5- para mí tiene buena parte de consideración ‘premium’; la calidad de los materiales es fabulosa, la estética es absolutamente pasional y tiene carácter y, por tanto, la sensación percibida es realmente buena. Pero no es menos cierto que en el mercado europeo no es todavía una marca contemplada como tal o cotejada como sí lo están el famoso trío alemán, Volvo o incluso sus compatriotas de Lexus e Infiniti. Esto no implica, ni mucho menos -insisto-, que Mazda no fabrique unos coches con calidades y detalles sensacionales. En efecto, los hace.
Muchas gracias por tu comentario, ¡un saludo!

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba