Red magnética MOM: el transporte del futuro

Este revolucionario sistema de movilidad incorpora un vehículo en propiedad o alquilado a una red magnética que lo propulsa automáticamente hasta el destino indicado mediante tecnología GPS.

Este revolucionario sistema de movilidad incorpora un vehículo en propiedad o alquilado a una red magnética que lo propulsa automáticamente hasta el destino indicado mediante tecnología GPS.

Los atascos de circulación podrían tener los días contados de salir adelante el proyecto de movilidad en el que trabaja la compañía conceptual de investigación e innovación tecnológica NBOWM. Un programa que concierne tanto al transporte público como al privado y que solucionaría de forma definitiva los atascos que se producen diariamente en la entrada de las grandes ciudades.


La propuesta de la empresa española consiste en la creación de una nueva infraestructura, denominada MOM, a través de la cual circularían vehículos monoplaza que impulsados por energía eléctrica encontrarían su destino mediante tecnología GPS. Estos vehículos están confeccionados para poder actuar también de manera autónoma por las actuales vias de comunicación.


La red incorpora un sistema de vías magnéticas que conectan un determinado número de terminales, similares a las actuales estaciones de tren, donde los usuarios pueden entrar o salir del sistema y reincorporarse a las vias de circulación convencionales.


El usuario podrá llegar conduciendo un vehículo MOM de su propiedad o alquilar uno allí mismo. Desde esta terminal incorpora su vehículo a la red magnética que, por medio de un sistema automatizado y con tecnología GPS, le permitirá llegar al destino que quiera sin que se deba preocupar por la conducción.


El diseño del vehículo ofrece un amplio espacio interior para uso y disfrute del usuario quien, mientras realiza el desplazamiento automatizado, podrá relajarse y disfrutar de otro tipo de actividades como usar el ordenador, conectarse a internet, mirar la televisión o, sencillamente, relajarse y olvidarse de la preocupación que supone la conducción de un vehículo tradicional.


Por todo ello, el proyecto de NBOWM también propone una revisión del actual sistema de adquisición de vehículos, de manera que éste sea compatible y comercialice esta nueva modalidad de vehículo adaptable tanto a las vias convencionales como a la nueva infraestructura magnética.


El proyecto ha sido desarrollado por un equipo multidisciplinario formado por personas de distintas nacionalidades y dirigido por Dean Markey, que es el diseñador y el responsable del proyecto, y Pep Valls, que es el responsable del desarrollo del concepto y la coordinación general. Markey considera que “el sistema MOM representa un salto cualitativo en el transporte del futuro, puesto que cambia la concepción que el mundo tiene hoy en día de la propiedad del automóvil, del mismo modo que Sony Walkman lo hizo en la industria de la música o, más recientemente, el IPod”.


EXTENSO TRABAJO DE INVESTIGACIÓN


Los atascos de circulación se producen por la elevada concentración de vehículos –en la mayoría de casos ocupados por una sola persona- en el mismo tiempo y en el mismo espacio. Este hecho supone grandes pérdidas de dinero y de tiempo, además de elevados índices de consumo de combustible y contaminación, así como accidentes y colisiones.


Para solucionar este problema NBOWM inició un extenso trabajo de investigación, que tuvo en cuenta, en primer lugar, las diferentes alternativas propuestas en cualquier parte del mundo para solucionar esta problemática.


Paralelamente, se hizo también un interesante trabajo multidisciplinario con niños de 10 a 12 años para conocer su visión sobre el “coche del futuro”.


El primer estudio permitió sintetizar un concepto clave para el desarrollo del proyecto: cómo optimizar el uso de una red colectiva frecuentada en la mayoría de los casos por una sóla persona. Y el trabajo con los niños permitió recoger su preocupación por la ecología y, también, el valor del aprovechamiento del espacio en los vehículos. Paradójicamente, no hacían demasiadas referencias ni al diseño ni a la potencia.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba