¿Por qué todas las multas de la zona SER se pueden recurrir?

¿Por qué todas las multas de la zona SER se pueden recurrir?

Las conocidas como multas de la zona SER son en realidad denuncias, por lo que, legalmente, no son consideradas sanciones y pueden recurrirse e, incluso, si se demuestra que la tramitación fue ilegal e injusta, evitar su pago.

Como te contábamos hace unos días, el Ayuntamiento de Madrid estudia aumentar el servicio en las zonas de estacionamiento regulado (SER) durante la noche, los fines de semana y los días festivos, ampliando así el horario del servicio en su uso al máximo.

Muchos de los quebraderos de cabeza que los ciudadanos de la capital tienen con estas plazas SER se vinculan directamente a su precio y al limitado tiempo de aparcamiento que se les permite estar en ellas, algo que en varias ocasiones puede desembocar en multas por parte de los controladores municipales. Sin embargo, hay que destacar que todas ellas son recurribles, debido a que no han sido emitidas por la Administración Local y a otros aspectos relacionados con los siguientes temas legales:

Por qué se pueden recurrir todas las denuncias de la zona SER

La asesoría jurídica Pyramid Consulting nos detalla las razones principales por la que podemos recurrir todas esas multas que, en realidad, son denuncias -acción que abre el proceso sancionador que puede acabar o no en multa-: “Los controladores de los parquímetros no cuentan con presunción de veracidad (siempre tendrán que contar con pruebas que avalen su denuncia) ni con poder sancionador, por lo que este tipo de denuncias son totalmente recurribles”, detalla el escrito publicado por la empresa.

Las denuncias en este tipo de estacionamiento pueden deberse a no sacar el tique del parquímetro, a colocarlo indebidamente o imperceptiblemente en el coche o a superar el tiempo permitido de estacionamiento. A veces, por desconocimiento, por ahorrar el problema o por no perder tiempo se abona in situ la denuncia para acogerse al descuento del pronto pago (se pagan tres euros para anularla). No obstante, en todas las anteriores circunstancias, las denuncias pueden recurrirse desde la recepción del documento formal en la dirección del propio domicilio. De este modo, no se verá obligado a pagar una denuncia, que es considerada legalmente como una sanción (multa) injusta, aunque su coste sea bajo.

Cómo recurrir estas denuncias

Para iniciar el proceso de recurso de la denuncia deberás asegurarte, en primer lugar, de que no han pasado más de 15 días desde el momento en que te ha sido notificada. Si es así, estás a tiempo de presentar un escrito de alegaciones.

Si no, tendrás que seguir las instrucciones que te indican en el apartado del recurso de la denuncia, ubicado en el faldón de la multa y enviarlo a la dirección que te indican en el mismo punto.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba