Radiografía del automovilista español

10 julio, 2007 por

La seguridad es el elemento más valorado por los consumidores españoles a la hora de comprar un vehículo, por delante de factores como precio, marca o equipamiento.

La seguridad es el elemento más valorado por los consumidores a la hora de comprar un vehículo, por delante de factores como precio, marca o equipamiento.

«El concesionario es el lugar preferido para adquirir un automóvil, el medio de locomoción por excelencia, porque nueve de cada diez españoles con vehículo propio lo usan para ir a trabajar y moverse los fines de semana». Así se recoge en un estudio que pone el acento en que los usuarios valoran más la seguridad y la garantía que el precio a la hora de comprar coche.


En los últimos meses, las matriculaciones han experimentado una evolución no precisamente favorable y no han tardado en oírse las primeras voces que concluyen con rotundidad que este ejercicio económico arrojará un saldo negativo e inquietante. El estudio, elaborado por la consultora Deloitte, es un contrapunto a ese análisis, pues subraya que el mercado español continuará muy fuerte, gracias al crecimiento de los constructores asiáticos, el esfuerzo de las marcas en descuentos y publicidad y los nuevos modelos, que surgen cada vez más seguidos por el tesón inversor de los fabricantes.

En ese contexto, donde la competencia es cada día más intensa, resulta fundamental la visión del cliente final, sobre la que el informe profundiza. La primera nota de esa radiografía es que la industria europea de la automoción ha registrado en los últimos años un leve, pero constante, crecimiento en las ventas de vehículos. España no permanece al margen, porque la industria puede presumir de una gran competitividad y la tendencia de crecimiento también es positiva. Así no es de extrañar que el automóvil se haya generalizado en casi todos los hogares.

No en vano, nueve de cada diez personas preguntadas dispone de vehículo. La media de coches por unidad familiar se sitúa en 1,69 y la antigüedad de los automóviles es de 5,75 años, siempre según las respuestas. La seguridad es el elemento más valorado por los consumidores a la hora de comprar un vehículo, por delante de factores como precio, marca o equipamiento. Otro dato esencial: el uso más frecuente que los españoles dan al vehículo es para desplazamientos cortos, tanto en días laborables como en festivos. Dicho de otro modo, el conductor español utiliza el vehículo para ir a trabajar entre semana y para realizar viajes cortos los fines de semana.

El concesionario oficial es la opción prioritaria de compra. El 86 por ciento de los consultados acuden a este tipo de establecimiento cuando quieren adquirir un vehículo, movidos principalmente por razones de seguridad y garantía. Los nuevos canales de venta no cuentan con la fortaleza suficiente, aunque ya van abriéndose paso. Es el caso de los concesionarios multimarca, elegidos por los encuestados por la variedad de productos; los grandes almacenes, elegidos por variedad y buenas condiciones de pago; la importación a través de agentes y la compra directa entre usuarios.

Por otra parte, a la hora de llevar a cabo la reparación y puesta a punto del automóvil, el 60 por ciento de los encuestados acude al servicio oficial de la marca y los que poseen automóviles más nuevos acuden en mayor medida a servicios oficiales, mientras que los más veteranos son llevados a talleres independientes. El servicio oficial es valorado por aspectos como garantía, cumplimiento de plazos y disponibilidad de repuestos oficiales, frente al taller independiente, que es elegido por su ajuste al presupuesto y condiciones ventajosas de precio.

PERFILES DIFERENTES
El estudio establece cuatro grandes grupos de conductores: por moda, familiares, de estreno y pragmáticos. El de estreno representa el 36 por ciento del total y considera el coche como parte de su imagen, por lo que piensa que debe tener todos los accesorios posibles. Los atributos que más valora son la marca, el diseño, la potencia y el equipamiento, aunque considera imprescindibles los accesorios extra y destaca DVD, MP3, ordenador de a bordo, cambio automático, control de estacionamiento, navegador y Bluetooth.

En segundo lugar aparece el conductor familiar (27,7 por ciento), que piensa que el vehículo es un instrumento de uso familiar que no debe suponer derroche económico. El precio y el consumo son los elementos que más le interesan y cree imprescindible elementos como airbag, ABS y limitador de velocidad. Para el conductor de moda (23,7 por ciento), diseño y marca son los atributos más importantes y considera imprescindibles elementos como DVD y teléfono manos libres.

Por último, el conductor pragmático (12,6 por ciento) considera que el coche sólo sirve para desplazarse. Precio y consumo son las características principales que busca en el vehículo y ningún equipamiento extra es imprescindible, aunque considera de gran utilidad airbag y ABS

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba