Noticia

¿Quieres conducir el coche de Angela Merkel?

Ampliar

20 de agosto, 2014

El Gobierno alemán consigue comprar sus coches oficiales a un precio muy ventajoso y tras un año de uso pasa a ponerlos en venta a través de la web para el público en general. Con este sistema, el país llega incluso a ganar dinero.

Los coches oficiales del Estado alemán, a la venta en Internet. Foto: W.Commons

Alemania no paga más de 51.000 euros por un coche oficial

El Gobierno alemán tiene claro el camino a seguir para mantener una economía desahogada y un ejemplo perfecto lo encontramos en su política de compra de coches oficiales, en la que Angela Merkel no está dispuesta a despilfarrar dinero. Pero no sólo eso, el país germano llega a obtener beneficios con la adquisición de este tipo de vehículos. ¿Cómo lo hace?

Como podemos leer en elmundo.es, el Gobierno alemán tiene un límite fijado de 51.000 euros a la hora de comprar de un vehículo para los ministros y altos funcionarios del Estado. Obviamente, un Audi A8 o un Mercedes Clase S superan con creces esta cantidad, pero esto no resulta un problema, ya que los beneficios de imagen obtenidos por estos fabricantes los llevan a vender estos modelos de alta gama al Ejecutivo germano por cantidades muy inferiores.

¿Qué pasa después? Los miembros del Gobierno utilizan estos vehículos durante un año, tiempo tras el que pasan a ser vendidos al público en general a través de la plataforma vebeg.de. El resultado es que pese a ser coches de «segunda mano» (casi «kilómetro cero«, podríamos decir), la mayoría de modelos se comercializan por un precio similar al pagado por el Estado, incluso algunos llegan a superar esta cantidad.

El portavoz del Ministerio de Finanzas alemán, Hans Joachim Narzynski, pone un ejemplo real reciente: el pasado 1 de agosto, el Gobierno vendió un Audi A8 3.0 TDI quattro con 71.000 kilómetros por 47.000 euros. El vehículo fue adquirido en la primavera de 2013 por 49.200 euros, por lo que un año después y tras un buen puñado de kilómetros recorridos, apenas ha supuesto un gasto de 2.200 euros para los contribuyentes del país.

No te lo pierdas

Coches oficiales: Alemania vs. España

La diferencia en la política de coches oficiales entre el país germano y el nuestro reside en que España apuesta por el sistema de subasta a la hora de deshacerse de un coche oficial y que los vehículos tienen una mayor antigüedad. El último ejemplo lo tuvimos el pasado mes de mayo, cuando el Gobierno subastó 71 automóviles oficiales de entre 10 y 12 años por precios bastante inferiores a los de compra.

España decidió detener la compra de coches oficiales nuevos en 2012 con el objetivo de ahorrar dinero. El Estado alemán, en cambio, no ha reducido en ningún momento su parque móvil gracias a los beneficios obtenidos con su fórmula de adquisición y venta.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche