Noticia

Las pymes elevarán su flota de vehículos en los próximos tres años

Ampliar

22 de junio, 2015

La mejora del escenario macroeconómico, con una previsión de crecimiento de 3% para España, se muestra también en el aumento previsto del parque corporativo. De esta forma, el 17% de las pequeñas y medianas empresas españolas prevé aumentar su flota de empresa.

Una de cada cinco pymes tiene previsto elevar su flota de vehículos en los próximos tres años, según se aprecia en la última edición del Observatorio del Vehículo de Empresa (CVO).

En concreto, el 17% de las pequeñas y medianas empresas españolas prevé aumentar su flota en los próximos tres años, frente al 12% de las europeas, según el informe, promovido por Arval, compañía de movilidad de BNP Paribas.

El estudio, realizado entre más de 4.500 gestores de flotas de pymes y grandes empresas de quince países para determinar las tendencias actuales y futuras del vehículo de empresa, muestra cómo las diferentes velocidades de crecimiento que rigen la Eurozona tienen un fiel paralelismo con la evolución de sus flotas, de manera que la recuperación de los indicadores macroeconómicos será «la batuta» que marcará la política de coches corporativos en cada país.

Así, las compañías de los países del Eurogrupo que lideran las previsiones de crecimiento económico en los próximos tres años son también las que presentan una mayor perspectiva de desarrollo en materia de flotas durante este periodo.

De esta forma, España, con una previsión de aumento del PIB del 3% en 2018, sólo superada por Polonia, con un 4%, se convertirá en la locomotora entre las grandes potencias europeas. En este sentido, no sólo doblará la media europea (5%), sino que adelantará a países de referencia como Alemania (1%) o Francia (5%), que llevarán un ritmo de crecimiento económico más gradual.

El informe también muestra cómo se va resolviendo el problema de financiación de las empresas. Solo el 6% de las pymes alega dificultades de acceso al crédito para invertir en flota, lo que supone un descenso del 77% con respecto a hace tres años.

Así, tras un largo periodo de contención presupuestaria, las medidas de ajuste tocan suelo, reduciéndose prácticamente a la mitad el porcentaje de pequeñas y medianas empresas que recortan la partida destinada a flotas en los últimos tres años, al pasar de un 49% en 2013 a un 23% en 2015.

El informe también señala un cambio de mentalidad a la hora de escoger la forma de financiación para la flota de empresa. A pesar de que sigue muy arraigada la cultura de compra, aumenta el interés por fórmulas de «todo incluido».

De esta forma, el 26% de las pymes, frente al 10% del año pasado, reconocen que el principal criterio a la hora de elegir vehículo es el coste total de la propiedad (TCO), es decir, no sólo tienen en cuenta el precio inicial de adquisición, sino todos los servicios derivados del uso, con una visión más largoplacista que la mera compra. Así, siguen poco a poco la estela de las grandes empresas españolas, donde la penetración de métodos de financiación como el renting alcanza casi el 60%, situándonos a la cabeza de Europa, sólo superados ligeramente por Francia (61%).

Según el director del CVO, Alejandro Madrigal, “las pymes empiezan a entender que la movilidad no es sólo tener el coche; empiezan a comprender que es más rentable invertir en toda una batería de servicios incluidos en una única cuota mensual deducibles fiscalmente que gastarse el dinero en un activo, del que además tendrán que asumir todos los riesgos financieros derivados de la depreciación; unas ventajas que la gran empresa tiene totalmente interiorizadas”.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche