Psicosis en las gasolineras

El 15% de las estaciones de servicio de la Comunidad de Madrid y más del 40% de las de Cataluña se encuentran ya desabastecidas.

El 15% de las estaciones de servicio de la Comunidad de Madrid y más del 40% de las de Cataluña se encuentran ya desabastecidas.

Consulte el estado de las carreteras


Los primeros efectos de la huelga de transportistas convocada por la Federación Nacional de Asociaciones de Transportistas de España (Fenadismer) se dejarón notar en la mañana de este lunes 9 de junio. El paro como protesta por la subida del precio de los carburantes ha originado que centenares de camiones circularan a baja velocidad provocando atascos kilométricos en las principales vías de acceso a Madrid, Barcelona, Valencia, Valladolid y Cádiz, el corte para camiones de los pasos fronterizos de Irún y La Jonquera y el bloqueo del puerto de Bilbao.


Esta daño colateral podría, no obstante, ser el menor de los que se ocasionen de continuar esta situación de paro cuya convocatoria amenaza con ser indefinida. La falta de provisión está originando que ya desde el pasado sábado se vivan situaciones de colapso en las gasolineras ante el temor de que éstas pudieran quedar desabastecidas en las próximas horas. Un temor fundado ya que según Fenadismer el seguimiento del paro alcanza el 90% en algunas zonas del país, pese a que la huelga mantiene dividido al sector de los camioneros y no cuenta con el respaldo de la primera organización empresarial del sector, la Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM).


Sea como fuere, lo cierto es que los primeros efectos en el corte de suministro son ya palpables. Un portavoz de del sector de Estaciones de Servicio de la Comunidad de Madrid ha señalado que un 15% de las gasolineras de Madrid están ya desabastecidas, mientras que en Cataluña ese porcentaje se eleva hasta el 40% y podría llegar esta misma tarde hasta el 60% si como asegura el presidente de la Federación Catalana de Estaciones de Servicio, Manuel Amado, “Gobierno y transportistas no alcanzan un acuerdo para desconvocar la huelga”. Situación que ha disparado todas las alarmas y que está provocando desde primeras horas de la mañana grandes colapsos en la mayoría de estaciones de servicio de todo el país.


Pese al mensaje de tranquilidad lanzado por el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, quien afirmó que los ciudadanos no deben preocuparse porque no “se va a generar una situación de desabastecimiento, ni de combustible ni de electricidad” a la vez que hizo hincapié en el “dispositivo excepcional” puesto en marcha desde el ministerio para hacer frente a los problemas que se puedan derivar de orden público y circulación, y con el que se trata de proteger el derecho de aquellos que van a la huelga, el de los que no quieren ir y el de los ciudadanos que van por la carretera; lo cierto es que las negociaciones entre el Comité Nacional del Transporte por Carretera con los representantes de la Administración continúan por el momento sin acuerdo por la postura discrepante de Fenadismer (que aglutina al 18% de los transportistas), y que insiste en su petición de establecer una tarifa mínima obligatoria que salvaguarde la rentabilidad del sector ante la constante subida del crudo.


Frutas y verduras: productos perecederos


De prolongarse la ausencia de acuerdo, los mayores afectados serán los puestos de frutas y verduras que, a diferencia de las gasolineras y dada la naturaleza perecedera de sus productos, no pueden hacer frente a la situación por más sobreabastecimiento que apliquen los vendedores, por lo que en menos de una semana los puestos dedicados a éstos generos dejarán de proveer con el consiguiente riesgo inflacionista.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba