¿Se arrepiente PSA de haber comprado Opel?

1 diciembre, 2017 por

Pronto empiezan las desavenencias en el matrimonio de PSA con Opel. Apenas 4 meses después de haberse cerrado la compra de la marca alemana, PSA reclama a General Motors la devolución de la mitad del valor de la compra al considerar que se le ocultaron datos negativos sobre la capacidad de sus motores para cumplir las normas que entrarán en vigor.

¿Se arrepiente PSA de haber comprado Opel?

En marzo de 2017 se hizo pública la compra de Opel por parte de PSA a General Motors, una noticia que sorprendió a propios y extraños y en la que muchos veían poca lógica debido a la situación de Opel y a la similitud entre las gamas de las 4 marcas del grupo. Ahora las sospechas de muchos se confirman tras el anuncio de que PSA pide a GM que le devuelva parte del dinero de la compra de Opel, concretamente entre 600 y 800 millones de euros, la mitad del valor total de la operación.

Hace pocas semanas que Carlos Tavares hizo público cuál sería su plan de acción para revitalizar Opel y la estrategia de PSA para posicionar sus cuatro marcas (Citroën, DS, Opel y Peugeot) y en ella ya dejó claro que poco a poco se irían extinguiendo tanto las plataformas como las mecánicas de la marca alemana en favor de las del grupo francés, más eficientes. También se buscaría reducir el coste de producción de cada unidad y mejorar la rentabilidad hasta sacar a Opel de los números rojos que arrastra desde hace ya más de 3 lustros. El plan parecía bien trazado, pero se ha encontrado con un nuevo problema en su camino que parece tener difícil solución.

Por qué reclama PSA el dinero de la compra de Opel a GM

En 2021, la Unión Europea impondrá unas nuevas limitaciones en las emisiones de los vehículos. A partir de esa fecha, las emisiones de CO2 medias de las gamas de los fabricantes de automóviles de volumen (se quedan fuera marcas minoritarias y artesanales como Koenigsegg, Bugatti y cosas así) tendrán que estar por debajo de los 95 g/km. Esto no significa que no se puedan fabricar ni vender coches con emisiones mayores, de lo que se trata es de que sea la media de su gama, por eso marcas como Porsche, Mercedes, Audi… están apurándose en ofrecer modelos híbridos y eléctricos que tengan unas emisiones muy bajas y reduzcan la media de sus gamas.

El caso es que PSA compró Opel con la idea de que General Motors había realizado una estrategia de desarrollo de sus mecánicas para alcanzar este objetivo que debe cumplirse en apenas 3 años y, una vez formalizada la compra y estudiado a fondo cada apartado, consideran que GM ocultó que el desarrollo de sus motores era insuficiente y que no se podían alcanzar esas cifras sin un modelo clave: el Opel Ampera-e. Este modelo se fabrica exclusivamente en EE.UU.  y en realidad se trata de un Chevrolet, de modo que podría quedarse fuera del trato de compra.

Si PSA se queda sin la posibilidad de contar con un modelo como el Ampera-e en su catálogo, es imposible que la media de las emisiones de su gama quede por debajo de límite de los 95 g/km de CO2. Esto impondrá importantes sanciones por parte de la Unión Europea. Para hacer frente a esas sanciones hasta poder readaptar toda la gama de Opel a los motores franceses es para lo que PSA reclama entre 600 y 800 millones de euros.

Por su parte, el portavoz de General Motors David Caldwell, echa balones fuera: “No tenemos constancia de ninguna reclamación presentada por PSA en relación con los objetivos futuros de CO2 y no podemos especular sobre asuntos no han sido elevados a nosotros” y advierte que Opel fue convenientemente “auditada” por PSA antes de la compra, de modo que no ven motivo para atender la reclamación aunque se formalizase.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba